Lena

“Només volia escriure’t per dir-te que me’n recordo molt de tu i de la teva manera tan positiva de veure la vida…”

Todavía guardo un correo para ti en borradores desde hace ya más de un año. Lo escribí al poco tiempo de aterrizar en este país de locos. T’agradaria molt la Xina. Todo esto ya no tiene sentido. Las palabras se pierden poco a poco en el limbo del pensamiento. Cómo pesa lo que no ha podido ser dicho. Las cartas condenadas a no ser enviadas.

Pensé en llamarte cuando fui a Barcelona el mes pasado. Pero ya sabes, sólo estuve un par de días y presupuse que nos costaría encontrar un momento para coincidir. Excusas. Y ahora me dicen que te has ido ya. Sin darle la oportunidad a la vida de juntarnos algún día en una cafetería por cualquier pequeña casualidad. Sin darnos tiempo a un cuéntame cómo te ha ido todos estos años.

Recuerdo aquellos días de universidad en los que te conocí como tu ayudante. El alma que ponías en absolutamente todos los detalles. Las fuerzas, las ganas, la ilusión. Lo mucho que me recordabas a mi madre. La enseñanza no es para mí, te decía. No digas tonterías, contestabas.

No sólo me enseñaste tu amor por las letras, las palabras. Y esa palabra que hice mía, que quiero tanto: lletraferida. Un artículo sobre literatura. Un poema. Una noticia bien escrita. Cada día aparecías con un nuevo texto, un libro, una canción. Nunca parabas, sabías que la vida iba demasiado rápido como para desaprovechar un segundo.

Fuiste todo eso y mucho más. Aprendí a disfrutar de la sensación de los pies descalzos sobre la hierba, del sol en la cara. Las cosas pequeñas, las importantes. Me presentaste a Manel. A través de tus ojos vi lo importante que es poner pasión en todo lo que hacemos. Inundabas la habitación con tu entusiasmo embriagador.

Por todo ello lo único que puedo hacer ahora es darte las gracias. Nunca fuiste mi profesora. Pero yo sí he sido tu alumna. Y marchándote así me enseñas tu última lección, la más importante de todas. Que no se trata de dejar nuestra marca en los libros, las calles, las estatuas. Lo que de verdad hace que este viaje valga la pena es esa otra marca que dejamos en las personas que nos han acompañado, imborrable.

mentres fora de l’ull les espelmes es van apagant…

Aunque tú no lo sepas

Sabías lo que significaba esta decisión cuando la tomaste, no me mientas. Un pajarito me ha dicho que ya sabías lo que era estar lejos. Tomar un camino significa renunciar a otros, y tú has tomado ya unos cuantos. Escogiste perderte cumpleaños, bodas y comuniones. Escogiste no estar allí cuando más te necesitan, y no tenerlos a tu lado cuando tú más los necesitas. No escogiste la opción fácil pero recuerda que lo escogiste , es importante no olvidar eso. Sabías que ibas a dar un vuelco a tus rutinas (una vez más) y empezar algo nuevo lejos, muy lejos esta vez. Gira la vida, y vuelta a empezar, ya sabes, esa frase que te gusta tanto. Hace cuatro años que no vives más de nueve meses consecutivos en la misma ciudad. En el último año has pasado por tres gimnasios distintos. Son cosas. Números.

En el fondo te encanta, pero en realidad lo odias. En el fondo lo odias, pero en realidad te encanta.

Sabías que iba a ser difícil, no me mientas. Estar lejos nunca fue bonito, ni sencillo. Es duro no ver crecer a quien más quieres, y no poder estar cuando quien te ha criado más te necesita. Acabas por no pertenecer a ningún lugar y quieres estar en todas partes, leíste un día por ahí. Eso sí, “qué aventurera, qué valiente”. Parvadas. Los problemas y la vida real están siempre en el lugar que abandonas, lo otro es una burbuja a la que te subes y de la que tampoco apetece bajarse.

Ahora sólo quiero pedirte un favor: párate y piensa en todo lo que has ganado, cada risa, cada abrazo, toda tu vida está hecha de esos momentos. Toda esa gente en el camino, los que ya estaban ahí y sabes que siempre estarán y los que llegaron para quedarse. Sí, que ya lo sé pesada, toda esa gente que has ido perdiendo a medida que ibas cambiando de rumbo y ciudad. Pero déjame que te cuente, como le decía Bucay a Claudia, que perder no es perder cuando llevas a alguien siempre contigo, y eso tú también lo sabes, por muy cansada que estés de hacerlo. Te han enseñado tanto que tardarías años en agradecérselo a todos y cada uno de ellos. Son tu casa, son tú, tú eres ellos. Sé lo que me digo. Aunque te gustaría compartir mucho de lo que vives con ellos y no puedes, sabes que pronto los volverás a ver. Y que para vosotros nunca será demasiado tarde.

Y eso es lo que cuenta, que la balanza siempre esté de tu lado. Que todo sume, para mejor. No dejes que eso cambie.

Pero tampoco lo sabías todo, no te creas. No sabías que aprenderías que se puede vivir de formas muy distintas y ser feliz. Que sentirías tantas cosas nuevas en tan poco tiempo. No tenías ni idea de lo que te ibas a encontrar. De hecho, todavía no lo sabes, pero lo sabrás.

Tampoco sabes dónde acabarás, pero para ser sinceros, tampoco quieres saberlo. Y que pasen los años, que vengan los amigos, las experiencias, los países, los viajes, los reencuentros, las despedidas, los aeropuertos…los recibirás con los brazos abiertos cuando lleguen y los abrazarás fuerte cuando se vayan, para robarles un trocito de su esencia, sin que ellos lo sepan, claro.

Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

Luis García Montero

Guilin 桂林 – Diario de a bordo

—¿Oye y qué ha sido de aquella chica que estaba en China y tenía un blog? Si hombre, que era gallega…cómo se llamaba el blog…happy, happy… —Ni idea de qué me hablas. —Que sí hombre, bueno, es igual.

Sí, totalmente desaparecida. Exactamente desde el 15 de julio que no publico nada en este rincón (ni en ningún otro). Cuatro mesecitos de nada. Qué de cosas que han pasado madre mía. ¿Y cuál es la excusa? Pues no la hay, para qué engañarse.

A finales de julio esta menda se fue a España de vacaciones hasta finales de agosto y las vueltas al hogar, qué les voy a contar que no sepan. Los reencuentros, la fiesta, la playa, las tapas… Madrid, Asturias, Galicia…qué hermosas que estaban a la luz del Lorenzo. Después de unas vacaciones espectaculares (en las que además pude reunirme con un grupo de traductores en Pontevedra, todo un placer ;)), llegó la vuelta a la realidad y la vuelta a China. Y desde que llegué en septiembre no he parado, palabrita del niño Jesús.

Empecé en una guardería nueva en la que tengo bastantes más clases que en la anterior y en la que exigen bastante más (la otra era una guardería de pueblo más humilde y esta es una guardería privada de ciudad). Pero si solamente fuera eso, mi horario sigue siendo el mismo y no sería la cosa para tanto. El problema es que desde que llegué hace dos meses, me he mudado (¡y qué mudanza!), han llegado profesores nuevos (¡estamos formando nuestro gueto español!), gimnasio nuevo, clases de chino, he empezado a dar clases extra a niños de primaria, luego clases de conversación a adultos…todo eso combinado con una empresa que no deja de…entreternos, digamos.

Pero no todo ha sido trabajar, ni mucho menos. En octubre tuvimos 10 días de vacaciones por la Fiesta Nacional china, la cual conmemora el establecimiento de la República Popular China por Mao Zedong en el año 1949. Entonces aprovechamos para escaparnos al Sur, concretamente a Guilin, en la provincia de Guangxi.

Guilin, Guangxi.

Guilin, Guangxi.

La verdad que íbamos algo asustadas al viajar en un festivo chino porque se mueve todo el mundo y si normalmente la cosa ya está a tope, por esas fechas peor. Peor ¿pero cómo peor?. Así de peor.  He aquí un documento gráfico de la muralla china en el Día Nacional.

Imagen sacada de Shanghaaist.

Imagen sacada del Shanghaaist.

Contrariamente a lo esperado debo decir que aunque había gente, el viaje fue bastante bien en ese sentido y no tuvimos problema alguno más que alguna que otra cola, un par de codazos y ya. Una vez escuché que en Inglaterra hacer cola es deporte nacional, aquí también, pero en la modalidad de colarse.

Pasemos ahora a lo importante, Guilin, las montañas de Son Goku. Hacía ya tiempo que quería ir a verlas porque me habían hablado muy bien del sitio y tenía ganas de ver el Sur de China así que nos decidimos a hacerlo en estas vacaciones. En un principio nos planteamos ir por nuestra cuenta pero nuestro jefe nos recomendó ir con una agencia y hacer un viaje organizado con chinos. You must be kidding, pensamos. Poh va a ser que no, cuando vimos los precios. China es un país barato pero viajar dentro del país no lo es tanto. El ahorrarse unos yuanes  implicaba además una cosa: tren de 27 horas en lugar de avión. ¿Pero y lo bohemio que es viajar en tren?. Vamos que nos vamos.

Lo que viene a partir de ahora son mis impresiones del viaje, los sitios y la gente que vi.

Día 1. Martes/01/10/13

09:44 am

Hora uno de veintisiete en el tren. Salimos de Pekín para Guilin. Llueve. Qué ganas. Llevo mucho tiempo queriendo hacer este viaje. Es un poco lo que venía buscando, una de las piezas del puzle. No sé si hasta este momento estoy decepcionada con el país o con la gente, o más bien sólo un poco enfadada. Quizás sea el trabajo, no lo sé. Todo va a ratos aquí, maldita montaña rusa. A ratos me frustran, no entiendo nada y su forma de actuar me parece totalmente sin sentido ni lógica. ¿Acaso no pueden ser normales por un momento? ¿O dejar de intentar timarme? ¿O…? A ratos (otros, claro) los quiero, me apasiona su forma de ser y siento que tenemos mucho que aprender de ellos. Sobretodo de la gente mayor y de los niños. Siempre hay algo que aprender de los niños.

Tren

11:06 am

He abierto los ojos y tenía a dos niños con los ojos llenos de curiosidad que han dicho “buenos días” (sí, así tal cual, en español) y se han ido corriendo. Me pregunto si estaba soñando.

¡Buenos días!

¡Buenos días!

12:45 pm

Aunque suene poco creíble, el tiempo pasa rápido. El paisaje también pasa, contaminado y feo, para ser sinceros. Los niños que hablan español no eran de un sueño, han vuelto. Se han sentado con nosotras y nos han contado que estudian español (obligatorio) en el colegio. La niña me ha llamado jiejie  (hermana mayor) y me ha dicho que se iba a hacer los deberes. Y el tiempo sigue volando. Me parece increíble que lo esté disfrutando tanto. Es como concentrar todas las horas de tiempo libre que necesitaba estas semanas en un día: leer, escribir, ver series…Realmente mi cerebro necesitaba un descanso.

17:16 pm

Hace un rato se ha sentado en nuestra cama una pareja y una señora, e veña leria. ¿Te lo puedes creer? En NUESTRA cama y sin preguntar. La pareja ni siquiera tenía sus camas en nuestro vagón y tan tranquilamente que han dejado sus mochilas y su comida a los pies de la cama y se han sentado. En un momento ha llegado la niña que habla español y ha visto tanta gente que se ha ido. Ya nos hemos convertido en la atracción principal del vagón. Y todo lo que hemos hecho es estar sentadas en nuestras camas, olé. Hemos sufrido el interrogatorio de rigor y luego pasado a sentirnos algo incómodas, por la invasión del espacio personal y todo eso, no sé.

Más tarde he escuchado a la señora decirle a una amiga que los aviones son aburridos y aunque el trayecto es más corto, en el tren se pasa mejor. Esto me ha hecho pensar sobre nuestra reacción al estar rodeadas de gente que en el fondo sólo querían charlar un rato y lo abiertos que son aquí en ese sentido y lo que les gusta el barullo y la gente. A veces parece que alguien desconocido que quiere entablar conversación nos molesta y pasa pronto a ser un pesado o un pirado.  Eso sí, a no ser que sea alguien terriblemente guapo o interesante, que entonces ya es distinto oye. Quizás simplemente vamos demasiado ocupados a todas partes. Aquí les encanta hacer amigos allá por dónde van, charlar, preguntar y conocer. Preguntar, nunca se cansan de preguntar. En cambio parece que a nosotros a veces no sé, como diría mi madre, todo nos molesta.

Día 2. Miércoles/02/10/2013

06:56

Me he despertado y el paisaje ya no era el mismo de ayer. Amanece y todo está bañado por un naranja precioso que me encanta, por algo es mi color preferido. La vegetación se extiende hasta dónde no me alcanza la vista, cómo lo echaba de menos. Bienvenidos al Sur. Las casas también son distintas. Por fin son casas, y no edificios de 30 plantas. Son todas prácticamente iguales, de tres plantas y con cierto toque a taberna del Oeste y de diferentes colores. Un poco bizarro eso sí, que para eso estamos en China. El cielo no es azul, pero casi. Ayer por la noche al final estuvimos un buen rato de cháchara con la señora y su hija que también están en nuestro “compartimento”. Y las comillas van porque no hay más separación entre compartimentos que la pared de las literas.

笑一个。

笑一个。

12:17

He visto palleiros y entonces me he sentido como en casa. Me divierte que cosas tan no sé, de casa, pueda encontrarlas a tantos quilómetros de distancia. Hemos acabado el viaje llenas de caramelos (regalos de los niños) y fotos con medio vagón.

14:47

Ya estamos en el hotel, que está muy bien.  Guilin se ve precioso, se me hace raro ver el pueblo/ciudad totalmente rodeado de montañas. Edificios o casas pegados a una montaña preciosa. Hoy tarde libre.

23:00

Al llegar hemos salido a comer mifen que son fideos de arroz de Guilin que típicos de aquí (桂林米粉) y estaban buenísimos. Por casualidad paseando hemos encontrado un parque llamado “Seven Star Scenic Area”  七星景区 y como no estaba incluido en el tour hemos entrado. Me ha gustado mucho poder pasear por allí un buen rato. Se llama así por sus siete picos y el recinto es enorme. Hemos entrado a unas cuevas que estaban bastante bien, visto monos salvajes…De lo que más me ha gustado ha sido el paseo a la salida de las cuevas cuando ya caía el sol.

Las bolas del dragón.

Las bolas del dragón.

Luego al salir nos hemos acercado andando al centro y hemos cenado en el Kentucky (¡viva!). Después de cenar hemos estado paseando por una zona con calles peatonales que la verdad que en un país en el que cabe la posibilidad de ser atropellado por una moto eléctrica en cualquier momento, se agradece. Eso sí, cuánta gente madre mía.

El día ha estado muy bien y por fin he salido con la cámara y hecho algunas cuantas fotos, sobretodo de gente, que es lo que me gusta. Aquí tienen los rasgos distintos (no sabría explicar exactamente cómo) y son más morenos. En la provincia de Guangxi, además de contar con la etnia han, habitan otras etnias como los Zhuang, Hui, Miao, Yao y Dong.

SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC

Día 3. Jueves 03/10/2013

Un día espectaculá, maravilloso, ehtupendo… Por la mañana hemos dejado el hotel y hemos hecho una ruta en barco por el río Lijiang. No me extraña que les llamen las montañas de Son Goku, podría haber aparecido con su nube voladora en cualquier momento. El paseo ha durado toda la mañana, hemos comido (y bien) en el barco.

SONY DSC SONY DSC 2013-10-03 11.11.45 2013-10-03 12.28.38 SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC

Luego hemos comprado las entradas para el espectáculo de Liu Sanjie 刘三姐. En principio según nuestra guía no quedaban y era muy difícil conseguirlas pero aquí todas las cosas se consiguen de la manera menos esperada. Nos han puesto un vídeo en el barco sobre el espectáculo y luego el señor con el que compartíamos mesa que sabía que queríamos ir nos ha avisado de que una señora estaba vendiendo entradas al fondo del barco.

Nos hemos acercado al corro de señoras y de lo primero que hemos escuchado ha sido “a las extranjeras no, que luego no me entiendo con ellas”. He entrado en modo guerrero nada más escucharlo. Que me vas a dejar tú a mí sin entrada por tener los ojos redondos. Érache boa. Después de dar la lata un buen rato y con la ayuda de las señoras de nuestro tour que han sido muy amables y han hecho presión, hemos conseguido comprar las entradas.

Al salir del barco nos han llevado en autobús al hotel de Yangshuo, hemos dejado las cosas y nos hemos apuntado a un paseo en balsa de bambú por el río Yulong. Con el tiempo justo para dejar las cosas, lavarnos la cara y bajar a recepción. Cual ha sido nuestra sorpresa cuando hemos bajado, salido a la calle con la chica que lo organizaba y visto que hasta el río se iba en…¡bicicleta!

La primera reacción ha sido de mmmm….¿estamos locos o qué? Recuerden señores que la única norma de circulación totalmente válida en este país es el “yo te pito, tú te apartas”. Aunque rápidamente (unos dos segundos en mi caso) el “estamos locos” ha pasado a ser “me encaaaaanta”.

20131003_153913

Después de pasar la calle principal y arriesgar la vida un par de veces, llegamos al camino en sí y puedo decir que para mí fue de lo mejor del viaje. Una ruta de 8 km en bicicleta totalmente rodeada de montañas espectaculares, vegetación, casitas, gente sentada en la puerta de sus casas, animales… de película. Lo disfruté como una enana.

Luego llegamos al río Yulong y yo fui con Sandra en una balsa e Irene con una chica china que venía con nosotros en otra. El paseo también me encantó, el paisaje era una vez más espectacular. Como decía el balsero que era un cachondo, 美山,美水, 美女, lo que viene a ser, montañas bonitas, agua bonita y mujeres bonitas, olé qué arte. En el medio del río se podían encontrar plataformas de madera en las que cocinaban pescado con mesitas y todo. En una de ellas el balsero se paró a hablar con unos chicos y acabamos subiendo a la plataforma con ellos. Nos invitaron a comer kaoyu 烤鱼, pescado a la brasa,  que estaba picante pero estaba buenísimo e intercambiamos el Weixin, una especie de Whatsapp chino.

Luego dimos la vuelta para volver al embarcadero, eso sí, antes pasando por un desnivel en el que al caer la balsa te sacaban fotos, bueno al caer y un buen rato haciendo poses, sonreíd, ahora esta pose, ahora esta, ahora esta. Luego amablemente en otra plataforma te las imprimían y vendían. Y con lo graciosas que estaban ¿quién se resiste?

20131003_1714112013-10-03 16.37.38 2013-10-03 16.37.43 20131003_164502 2013-10-03 16.21.28

Volvimos en bicicleta al hotel y esa noche quedamos para cenar con el grupo del pescado a la brasa. Eran unos chicos que vivían en Pekín que trabajaban en “finances” (así de general oye) y que también estaban de visita.

Uno de ellos vino a recogernos al hotel porque no sabíamos dónde estaba el restaurante. Nos planteamos ir en taxi pero el tráfico estaba literalmente parado. Entonces dijo: ¿oye vamos en moto?. Mmmm… ¿y de dónde vas a sacar la moto majo? (en teoría él había llegado en taxi). Cuando pusimos cara de pues vale, levantó la mano y paró a un par de motos. Yo llevaba todo el día preguntándome por qué había tantas motos de 125 cc en Yangshuo. Respuesta: ¡Son motos-taxi!. Éramos cuatro, seis con los respectivos “taxistas” y evidentemente dos motos eran suficientes. De tres en tres. El paseo nocturno fue genial, ir en moto lo cual adoro por Yangshuo rodeada de luces y montañas…Tengo que decir que Yangshuo me gusta bastante más que Guilin, no sé  pero le veo más encanto.

Luego fuimos a cenar un montón de cosas típicas, la mitad no sabíamos lo que era, lo que sí no faltó fue el 啤酒鱼 pescado a la cerveza típico de Guilin  y la malanga, algo así como una patata blanda que utilizan mucho para cocinar por esa zona. Por último fuimos a un pub en el que la música no estaba nada mal y estuvimos jugando a dados (si ni para beber somos tan distintos) y luego vuelta al hotel.

Malanga.

Malanga.

Día 4. Viernes 04/10/13

Por la mañana hemos ido a ver unas cuevas, concretamente la Cueva de la Flauta de la Caña pero como ya habíamos visto la de las Siete Estrellas éstas se han hecho un poco largas de más. Bueno un mucho, íbamos también cansadas, todo hay que decirlo. Aunque sí eran muy bonitas no sé, personalmente no acabo de conectar con las cuevas.

   SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSCSONY DSCSONY DSC

A continuación hemos pasado por la Colina de la Luna, su nombre proviene del arco que posee, el cual se asemeja a una media luna.

Colina de la Luna.

Colina de la Luna.

Después hemos ido a un parque en el que había un árbol milenario y hemos paseado un buen rato por allí, bastante bonito la verdad. Había gente vendiendo detallitos por todas partes. Gente mayor, muy mayor.

SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC

Esta noche hemos ido a ver el espectáculo de Liusanjie. Al llegar han repartido las entradas y curiosamente, una vez más, las waiguoren, van a parte. Quién dice a parte dice unas 10 filas más atrás que el resto de chinos que van con nosotros. Tras escuchar “estas entradas de la fila de atrás son para las extranjeras” y como es un tema que ya nos toca la moral hemos preguntado que por qué y ha dicho que había sido simplemente una cosa del ordenador. Casualidades. Que luego se veía perfectamente e incluso igual mejor porque las butacas estaban más altas, pero en fin.

Es una de las cosas que yo creo que quema bastante al extranjero viviendo en China (de hecho lo he leído en bastantes blogs últimamente). No importa los años que pases en este país, el buen chino que hables o lo que sepas de su cultura. Al fin y al cabo siempre serás un laowai, te mirarán por la calle (¡incluso se asustarán al verte!) y tanto para lo bueno como para lo malo, serás tratado de forma diferente.

La actuación, que se llama “Impresión de Liu Sanjie” está dirigida por un famoso director de cine chino, Zhang Yimo. Os dejo un vídeo del espectáculo completo pero si tenéis pensado viajar a Guilin a algún día os aconsejo no verlo. Opino que lo mejor, además de la actuación coordinada de cientos de personas, es el factor sorpresa . Se lleva a cabo en el propio río Lijiang, rodeado de montañas, un escenario impresionante.

Día 5. Sábado 05/10/13

Lo primero que hemos ido a ver ha sido unos jardines (no recuerdo el nombre). Incluía también un paseo en barquita en el que ibas pasando por zonas en las que hacían pequeñas “actuaciones” imitando a las etnias de la zona años atrás. Un poco Indonesia en Port Aventura la verdad. Me ha dado algo de pena, es algo así como ser la caricatura de uno mismo. Luego en unas casitas hemos visto como tejían.

SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC SONY DSC

Luego hemos ido a  象鼻山 Xiangbi Shan, la Colina de Trompa de Elefante  y tengo que decir que me ha decepcionado un poco. La montaña en sí es bonita pero las vistas de la ciudad no son de lo mejor que uno se pueda esperar y es un poco triste ver cómo los edificios en construcción van rodeando el parque.

SONY DSC

En un momento que nos hemos sentado a descansar en un banco, hemos sufrido el momento “flashea al extranjero”. Han empezado a pararse chinos pidiendo si podían hacerse fotos con nosotros (un clásico aquí). Bueno, no pasa nada, sonríes. Una foto, dos, tres, cuatro, cinco…No exagero. Empezamos a sentirnos como monos en jaulas. Que todos nos lo han pedido amablemente (bueno algunos directamente se han sentado al lado y ya) pero es como dios mío, no podía ni girarme a hablar. A 10 yuanes la foto hubiéramos hecho el agosto. A los cinco minutos nos hemos ido.

Luego vino el follón del tren. Esto lo voy a resumir y mucho. Digamos que llevábamos toda la semana preguntando la hora de nuestro tren y la guía ignorándonos, como quien oye llover. Y cuando llegó el momento, resulta que todo el mundo menos nosotras y una familia, vuelven en un tren que llega antes a Pekín. El problema es que justo los que vamos en el tren que llega más tarde por la noche, somos los que tenemos que ir a Tianjin y los que nos quedamos sin conexión entre ambas ciudades. A partir de ahí vinieron enfados, discusiones, quejas… todo en vano.

El tren de vuelta se hizo bastante más pesado sobretodo ante la perspectiva de al llegar a Pekín tener que esperar a que saliera el primer tren de la mañana. Hicimos lo que pudimos esperando en el Kentucky (jugar a las cartas, bailar…) mientras todos dormían.

2013-10-07 02.06.56

Y nada, todo lo bueno se acaba. Me ha encantado el viaje pero sobre todo me ha dejado con ganas de más y con la idea de que el año que viene quizás mi destino esté un poco más al Sur. Who knows.

Blogs sobre China

Antes de vivir en China creía que sabía bastante (o al menos un poco) sobre ella. Sin embargo al vivir aquí me he dado de cuenta de que no tengo tenía ni idea.

En España ya leía algunos blogs sobre el país y su cultura pero fue al mudarme al cuando comencé a interesarme y a leer cada vez más sobre China y sus costumbres. Supongo que esto fue debido por una parte a mi interés (lógico) de querer conocer mejor lo que me rodea y por otra porque cuando una se identifica con lo que cuentan, los blogs cobran un mayor interés y funcionan incluso a veces de terapia. El leer a otras personas que pasan por aventuras y experiencias similares a las tuyas crea una sensación de empatía y hace que te sientas “comprendido”. Siempre reconforta saber que no eres la única que padece sus surrealismos oye.

Personalmente, leer blogs escritos por gente que vive aquí me ha hecho ver muchas veces hechos de mi día a día enfocados desde otra perspectiva. Además, a menudo encuentro explicación (que no porque sea una explicación tiene que ser lógica) a cosas que veo en la calle o comportamientos que me llaman la atención. También resulta interesante leer blogs de personas que viven en diferentes zonas de China puesto que la vida cambia de unas zonas/ciudades a otras.

Es por todo esto que considero que si estás interesado en China, ya sea porque trabajas en una empresa que colabora con este país, te interesa su cultura, tienes pensado mudarte al gigante asiático o la simple y buena virtud de la curiosidad, considero que además de leer noticias relacionadas con el país, leer blogs ayuda muchísimo a conocerlos “desde dentro”.

Una de las redes que más me ha ayudado a descubrir blogs ha sido Chinalati, que se define a sí misma como “Red social y nexo de unión de interesados en China”. Tiene su propia red de blogs en la que también publico mis entradas y además cuenta con una comunidad en Facebook muy maja dónde la gente a menudo comparte sus entradas. Es ahí dónde he empezado a ir de un blog a otro y leo prácticamente todo lo que se comparte en el muro del grupo.

Y ahora, ¿por qué os cuento todo esto?. Lo hago porque me he decidido a escribir esta entrada para que la gente que está interesada en China pueda acceder a una “base de datos” de blogs sobre China sin tener que buscar aquí y allá. Esto no es más que una iniciativa maravillosa que existe hace tiempo en el mundo de los blogs de traducción y que me apetecía exportar a este ámbito.

Para ayudar en esto, he creado una tabla en la que he introducido los datos de los blogs que forman parte de mi lista de Google Reader Feedly. No sé si existe ya alguna iniciativa de este tipo pero no he encontrado nada por el estilo. Cada entrada de la lista incluye el nombre del blog, la dirección, el nombre del autor/a del blog, usuario de Twitter y una breve descripción. Me he permitido dar la descripción de los blogs que leo a menudo pero se trata de una lista totalmente editable por lo que animo a los autores a modificar/completar los datos que consideren necesarios. De hecho os recomiendo que modifiquéis las descripciones porque o he copiado la propia descripción que he encontrado en el blog o lo he descrito de forma breve en aquellos que no he podido encontrarla. Aquí tenéis la tabla:

Blogs sobre China

Por último, además de blogs leo también algunas páginas de noticias. Las dos que más visito son Zaichina y el Shanghaaist.

Zaichina: (ES). ZaiChina se autodefine como: “Información alternativa sobre los medios de comunicación, Internet y la juventud china.” Siempre tiene alguna noticia interesante y me parece una página muy informativa a nivel cultural. Para que os hagáis una idea del tipo de noticias se pueden encontrar titulares cómo:

¿Qué y cuánto leen los chinos?

China y sus siete clases sociales

Además, han tenido el detalle de poner una lista de algunas de sus fuentes en su página web tanto en español como en inglés:

http://www.zaichina.net/fuentes/

Shanghaiist: (EN). Al principio cuando me hablaron de él pensé que era un El Mundo Today a lo chino. Es decir, que las noticias absolutamente disparatadas no eran más que fruto de la imaginación de alguien con mucho sentido del humor. Pero no, that’s China y todo es posible señores. Me parto cada día con las noticias que comparten en su página de Facebook. En el fondo no es más que una pequeña muestra del surrealismo de este país:

Student proclaims his love for bus driver online, employer responds with his timetable

New app helps Shanghaiers find free condoms

Y esto es todo por hoy. Si alguien conoce alguna página de noticias interesante os animo a compartirla y si tenéis un blog no olvidéis añadirlo a la lista. ;)

Cómo trabajar en China y no morir en el intento (parte III). Cómo leer un contrato chino.

Y como lo prometido es deuda, aquí va la última entrega (ni que estuviera yo aquí escribiendo una saga a lo Rowling) de “Cómo trabajar en china y no morir en el intento”. Esta vez se trata de la parte III “Cómo leer un contrato chino”.

Me basaré como siempre en mi experiencia personal y remarcaré algunos puntos a los que considero que es necesario prestar atención en el contrato. También he encontrado un par de páginas muy completas en inglés que hablan sobre este tema que están enlazadas al final de la entrada.

Espero que sirva de ayuda a  quienes tengan pensado venir aquí a trabajar como profesores de inglés, para que se hagan una idea de con qué se encontrarán a la hora de firmar un contrato en un país como China.

En primer lugar, el contrato debe estar en inglés y chino, eso, o tener dos versiones una en cada idioma. Mis recomendaciones son las siguientes:

-Antes de salir de tu país de origen fija todos los detalles del contrato. Debes estar seguro de que aceptas todas las condiciones y llevar todo bien atado. Si es posible, pide referencias a otros profesores que hayan trabajado para la compañía.

-Retención de la mitad del primer mes de salario: una condición bastante común. A ver si me explico bien. En mi contrato aparece lo siguiente:

“The first 15 days salary during the contract month will be withheld as contract bond and will be given when the contract expires”

Lo simple que parece (y es) y los comederos de cabeza que nos causó este punto en su día. Lo que hacen en mi empresa es lo siguiente: existe un periodo de prueba de 30 días en el que el salario es la mitad (no es que se descuente como depósito sino que ES la mitad) y luego se inicia el contrato en sí y ese primer mes de contrato es cuando se retira la mitad de salario como depósito que se devuelve a final de contrato. Lo que viene a ser el párrafo que pone arriba y que no es más que una de las mil estrategias para que aguantes hasta final de contrato.

¿Qué pasó? Que el contrato marca que  el primer mes se retira el 50% del sueldo como depósito y que hay un período de prueba, pero no menciona que ese período de prueba se cobre la mitad del sueldo. La empresa dio por supuesto que la agencia nos lo había explicado bien cómo lo hacían y no se dieron de cuenta de que en el contrato no estaba claro. Nos costó lo que no está escrito hacerles entender que a mí me parece muy bien lo que tu hayas hecho hasta ahora en tu empresa, pero yo he firmado un contrato que no dice eso, haberlo revisado bien hijo mío. Una vez aclarado esto y visto que era un fallo suyo a la hora de redactar el contrato, por ciertos motivos llegamos incluso a plantear la opción de ceder nosotras de forma que ambas partes salíamos perdiendo pero no tanto. Sin embargo aquí fueron justos y dijeron que si así estaba en el contrato así lo harían.

-Alojamiento. Aunque no tengo queja hasta el momento (bueno sí, vivir los tres primeros meses de hotel en hotel, pero esa es otra historia); si la oferta incluye alojamiento (algo muy común) los detalles deben estar bien puestos por escrito. ¿Tiene el piso calefacción/aire acondicionado? ¿Qué gastos mensuales de agua/luz/internet/gas cubre la empresa? Comprueba si el alojamiento es individual o compartido, si hay cocina…

-Horas de trabajo. Otro punto conflictivo y a tener en cuenta cuando se lee el contrato. Como bien dice en uno de los enlaces que os dejo:

“Nevertheless, one should make sure the salary is clearly defined in terms of hours per month and compensation per hour.  Also, in the interest of clarity numeric figures as well as written amounts should be included on the contract.  Payment dates, methods, and currency should be specified in advance.”

Nuestro desacuerdo aquí vino dado por lo siguiente, en el contrato pone:

“The work time of the employed party shall be 22 hours every week (two-day weekend) if the work time cannot reach the above-mentioned amount, Party A can arrange for Party B some other…”

Resulta que un día revisando otros papeles anexos al contrato volvía a salir este punto y una de las mujeres de la compañía (con confianza, “la loca”) decía que eso eran horas lectivas de clase y que luego encima deberíamos pasar algún tiempo en la guardería. Los cojines de Mahoma. Así con buenas maneras le dijimos que nanay de la China, y como bien dice, se trata de “working time” no “teaching time” con lo cual el tiempo que me paso recibiendo a los niños por la mañana o bailando con ellos en el patio, por mucho que lo disfrute, estoy trabajando.

Acabaron por entenderlo pero se ve que todavía le están dando vueltas a ese punto y a la palabra que pusieron en chino en el contrato para cambiarla. Con lo cual, recomiendo asegurarse si las horas escritas en el contrato son horas de clase o totales.

-Más vale laowai en mano que ciento volando: durante todo el contrato verás que se van sucediendo cláusulas del estilo: “si viajas por vacaciones a tu país, debes dejar un depósito de 3000RMB”, “el primer medio mes de sueldo se retiene y se devuelve a final de contrato”, “el billete de avión de ida a China se paga una vez finalizado el contrato”, y un largo etcétera. Todo lo bueno para el final oye. ¿Por qué zeñóh, por qué? Básicamente para que no te vayas y los dejes en bragas. No es raro que los profesores se vayan o cambien de trabajo y se cubren mucho las espaldas en este sentido:

“When either of the two parties fails to fulfill the contract or fails to fulfill the contract obligations according to the terms stipulated, that is, breaks the contract, it must pay a breach penalty of one month contract.”

“If Party B (el profesor/a) stops the contract by himself, Party A have the right to report to the government and the exit and entry department. And will be as not welcome staff in China”

Y por último aunque en mi contrato no está, sí he visto que en otros contratos de la compañía incluso dice que se retirará el pasaporte del profesor cuando comience el contrato por seguridad ante posibles inspecciones (no se lo creen ni ellos) y que el profesor/a puede disponer de él cuando quiera, pero eso sí, mejor te lo guardan ellos, non vaia ser o conto.

Mi consejo: el pasaporte cosido al pecho. Si surge cualquier problema con la empresa y te quieres ir no podrás porque ellos tienen tu pasaporte, por lo que siempre saldrán ganando. Quién sabe si lo usarán para pedirte que pagues una multa exagerada por romper el contrato (más vale prevenir…). Relacionado con esto, lee muy bien la parte de penalizaciones por romper el contrato y que esté bien especificada cuál es la cifra que deberías pagar en caso de irte. En el nuestro es un mes de contrato pero he visto otros que es el triple o incluso frases generales del estilo “y cualquier penalización que la compañía considere necesaria” que no debn pasarse por alto.

-ANEXOS: Lee bien todos los anexos que se mencionan en el contrato. En una parte de nuestro contrato ponía que el profesor debería respetar el “Foreign Teachers Management System” de la empresa. Firmamos tan contentas creyendo que serían unas normas generales para profesores y sin prestarles más atención, así como pone que debes seguir las leyes chinas, etc. ERROR. Luego un par de semanas después nos pasaron el susodicho “Management system” que incluía perlas como:

“The company will evaluate the bars, discos, KTVs and restaurants that the Foreign Teacher often goes to. If the places pass the evaluation from the headmaster, the FT can go.”

“FT must fill up a form and submit to the headmaster one week before the FT holds a party in any other places. Indicating the date and time, location, number of people, contact information…”

Os podéis hacer una idea de nuestras caras y el nivel de indignación máxima. Cuando hablamos con ellos su respuesta fue que eso era por la seguridad del profesor pero que realmente no se llevaba a cabo. OBVIO. Es más hay muy buen rollo con la empresa y son ellos los que te acaban llevando de fiesta, cenas y karaoke pero eso no quita que esté firmado y que pudiera haber sido así si ellos quisieran.

-Dar clases fuera del contrato: la mayor parte de los contratos incluyen una sección en la que señala que si deseas completar tu trabajo con clases a particulares u otras actividades, debes tener primero la autorización de tu empleador principal. Cuidado con esto. Una vez conseguido el consentimiento, mejor que sea escrito, por si las moscas.

-Letter of Release: aunque no había oído hablar de ella hasta el momento, por lo que he visto es algo común y además muy importante. Si por cualquier cosa finalizas tu contrato antes de lo estipulado, tras pagar la multa correspondiente, tu compañía además debe hacerte una “carta de liberación” (así, como a los esclavos) la cual demuestra que eres libre de poder dar clase en otras escuelas. Sin esta carta en teoría no puedes ser empleado por otra institución. Atención a esto porque se ve que les cuesta bastante escribir la carta… Además, una vez terminas el contrato con un colegio, en teoría debes abandonar el país si no encuentras otro trabajo en quince días, con lo cual que se retrasen en la carta podría causar bastantes problemas.

“They can and probably will hold back the Letter if you’re leaving on bad terms. Expect it.”

Parece ser que el contrato suele estipular que deben proporcionarte esta carta tras dos/tres días de la cancelación del contrato y si todavía así se niegan a dártela, conseguir un abogado que te haga una “Law Office Letterhead”.

En definitiva y en general: las mismas precauciones que para todo contrato, multiplicadas por cuatro. Pregunta todo lo que no tengas claro y pide que se especifique por escrito los puntos que sean demasiado generales.

Aquí dejo los enlaces de dónde he sacado la información por si os interesa echarle un ojo, ya os digo que están muy completas tanto una página como la otra.

-Guía de la Embajada de Estados Unidos en Pekín.

Muy útil. Se divide en:

1) Los tipos de instituciones que emplean profesores de inglés y las condiciones que suelen ofrecer cada una de ellas.

2) Temas de visado: tipos de visado y documentos requeridos para cada uno.

3) Contratos: características básicas de los visados, salario, horarios, alojamiento, billetes de avión, bonificaciones, tamaño de las clases, seguro médico,  rescisión del contrato…

4) Fuentes de información, diferencias culturales, adaptación, cómo puede ayudarte la embajada…

-Teaching English and Living in China (TEALIC):

Incluye dos ejemplos de contrato (uno es prácticamente igual al mío). Uno de los puntos importantes que menciona es el prestar atención al salario en términos de un año de contrato. El tener en cuenta si las vacaciones se pagan o no.

“Duration of pay: be clear about the number of months you’ll receive your pay. If you’ll be teaching for a year, is that 12 months…or 101/2. ¿What will your pay be during Chinese New Year and other holidays? When you put these in the contract, do not leave these as merely worded expressions of the salary. Put down a numerical figure, either handwritten next to the words or in an appendix.”

Otro tema que también he visto en otras páginas es la convertibilidad, se ve existe un límite de dinero que se puede cambiar. Teniendo en cuenta que las tarjetas bancarias chinas a menudo no funcionan en otros países, se trata de un dato importante. Aquí cuando se cambia dinero deben rellenarse distintos formularios en el banco (la última vez que fui la cosa se prolongó más de una hora).

Trata bastante el tema del incumplimiento de contrato desde el punto de vista chino lo cual me parece interesante y las “estrategias” que deberías seguir si consideras que debes romper el contrato o las consecuencias que esto puede desencadenar.

Y esto ha sido todo por hoy :)

One Lovely Blog Award

¡Nos han nominado! ¡Nos han nominado!

One lovely blog award

Lo dicho, Happy Words ha sido nominado al premio “One Lovely Blog Award“. Lo primerito de todo dar las gracias a Elena de Midnight in Translation por la nominación y felicitarla también por su blog que sabe me gusta mucho. Ha empezado hace nada y ya tiene entradas muy interesantes publicadas. ¡Gracias guapa!

Bueno, ¿qué es eso del “lovely award”?. Se trata premio/juego que funciona de la siguiente forma. Una vez nominado uno tiene que:

1. Responder a las preguntas planteadas por su autor (aquí abajo).

2. Nominar a otros once blogs y plantear sus propias preguntas (más abajo todavía).

Estas son las normas oficiales:

  • Agradecer el premio a quien te lo ha otorgado.
  • Contestar a las once preguntas que incluye en su entrada.
  • Otorgar el premio a otros once blogs.
  • Redactar once preguntas nuevas para que esos blogueros las contesten.
  • Informar del premio a los blogueros premiados a través de las redes sociales.
  • Visitar los blogs que han sido nominados además del tuyo.

La verdad que la cadena es genial y me lo estoy pasando pipa leyendo todos los blogs nominados.

Así que aquí van mis respuestas:

1. ¿Cuándo supiste que querías dedicarte a la traducción?

Creo que fue allá por primero de bachiller hacia final de curso. Nos hablaron de la carrera en una charla de orientación y ahí pensé: ésta es la mía. Me había planteado filología inglesa porque me gustaban los idiomas pero no me acababa de convencer. Cuando me enteré de que había una carrera en la que podías escoger varios idiomas y además formarte como intérprete, se me abrió el cielo. Luego cuando me dijeron la nota de corte, se me cayó encima, jaja.

2. ¿Qué idea tenías sobre este mundo antes de adentrarte en él?

Antes de conocer la carrera la verdad que muy poco. Luego durante esos años de bachillerato me fui informado mejor. Aunque tenía claro que no era suficiente con saber idiomas para traducir, sí es cierto que tenía una visión mucho más simplista de lo que es traducir. Recuerdo también que los programas como Trados fueron un auténtico descubrimiento cuando llegué a primero. Últimamente con las redes sociales me he integrado cada vez más en el gremio y no ha parado de sorprenderme para bien. Veo compañerismo, buen rollo y cachondeo todos los días, como debe de ser.

3. ¿Cuál es tu mejor experiencia relacionada con los idiomas?

Pregunta difícil…mi mejor experiencia. ¡No puedo quedarme con una! Quizás no la mejor pero la primera vez que fui a Francia en la ESO de intercambio. Me parecía genial poder comunicarme y entender a otra gente en un idioma que solo había vivido desde el punto de vista académico. Te hace sentir especial. Viajar a un sitio y poder comunicarte con la gente en su idioma me parece algo muy gratificante. Ahora que estoy en China me pasa un poco lo mismo, es una sensación que nunca se pierde. El otro día vi una serie que dios sabe por qué, se entendía muy bien. Luego te quedas pensando y dices, ¡dios mío, una serie en chino y me estoy enterando de lo que dicen! Magia pura oye.

4. ¿Y la peor?

Por más que pienso no la encuentro. Por decir algo recuerdo quizás una mala sensación cuando llegué a Inglaterra de Erasmus y todos los “internacionales” en la universidad tenían mejor nivel de inglés que yo: alemanes, portugueses, franceses…cuesta soltarse cuando incluso los extranjeros hablan con tanta naturalidad y tu vienes con tu inglés “de aquella manera”. Pero nada, se pasó pronto, lo que tardé en conocer a los españoles. :P

5. ¿Qué te hizo elegir tu combinación de lenguas?

La pregunta del millón. Pues no lo recuerdo bien. El inglés porque siempre me ha gustado, no me llegué a plantear entrar por francés aunque llevaba varios años estudiándolo. Tengo todavía un asunto pendiente con ese idioma. Luego mi hermana dice que fue ella quien me propuso lo del chino. Supongo que al principio buscaba una lengua rara y me dejé llevar por eso de “el idioma del futuro”. Luego no había quien me sacara la idea de la cabeza y a Barcelona que me fui persiguiendo el “sueño chino”, que no es el mismo del que tanto nos habla nuestro querido Xi Jinping.

6. ¿Qué proyectos tienes en mente?

Depende del día y hora en que me lo preguntes. Por ahora acabar mi contrato como profesora de inglés que finaliza el año que viene y seguir combinándolo con algunos proyectos de traducción que me van saliendo. Aunque he descubierto que la enseñanza me gusta (siempre había descartado de pleno ser profesora), no puedo vivir sin traducción/interpretación.

Mi objetivo es quedarme en China como mínimo mínimo hasta tener un nivel suficiente para interpretar y luego hacer un máster de interpretación de conferencias aquí o quién sabe si empezar a trabajar directamente. Desde que he llegado me ha empezado a llamar mucho la atención el tema de la interpretación en el mundo de los negocios. Existe una gran necesidad de mediación intercultural y creo que no se le da la importancia que merece.

7. ¿Qué haces para desconectar del trabajo?

Últimamente tengo poco tiempo libre y hago malabares entre alguna actividad física/leer/estudiar chino/vida social. En cuanto a lo primero aquí en China he hecho un poco de todo: salir a correr, fútbol, bádminton, baile tradicional chino… Depende de lo que tenga a mi alcance en la ciudad en la que esté (llevo unos mesecitos de mudanzas…). En la ciudad en la que estoy ahora he descubierto un gimnasio cerca de casa que tiene muchísimas clases dirigidas y me apunto a todo: latinos, una especie de r&b con toques chinos, pilates, step…

8. Si no hubieses sido traductor, ¿a qué te habrías dedicado?

La verdad que no lo sé, suena a tópico pero no me imagino haciendo otra cosa. O traductora o cultivar amapolas en un pueblo de Nepal. Hubo una época (dios mío, iba a escribir “cuando era joven”) en la que quise dedicarme a la política, hasta que mi padre durante una campaña electoral me llevó a tres mítines (PP, PSOE, BNG) por petición mía y vi que aquello no iba conmigo. Son una vergüenza.

Desde muy pequeña siempre me ha gustado mucho escribir y me veía también en carreras como periodismo o comunicación audiovisual. Yo creo que al final he acabado escogiendo la que lleva dentro un poquito de todas ellas, que es lo que me gusta, hacer siempre un poco de todo.

9. Cuéntanos 3 manías que tengas.

Mmm…¿Relacionadas con la traducción? A ver…para traducir me quito siempre el reloj y pongo el teléfono boca abajo para no ver ninguna lucecilla que me distraiga. Supongo que es un tema de comodidad y concentración porque hacía lo mismo para estudiar.

Como no se me ocurren más de traducción una de mis rutinas: tengo una necesidad imperiosa de que cuando camino con alguien, éste o ésta vaya a mi derecha. Poquita gente lo sabe (ahora más) y a menudo me cambio de posición sin que se den cuenta. Hace años que lo hago pero no sé a qué se debe. Manías, vamos.

10. Un sueño por cumplir.

Vivir en África. No sé cuándo, pero algún día tiene que ser sí o sí. Y si ya es trabajando en la sede de la ONU en Nairobi ni te cuento. Por soñar que no quede.

11. ¿Te entretienes viendo fotos de gatitos y perritos?

Esta pregunta es taaaaan de traductores. La verdad que no. Ni siquiera nuestros queridos patitos :P

Aquí van los blogs que he escogido, como mis lecturas están divididas entre la traducción y la cultura  y vida en china, así lo están también mis elecciones:

Superyuppies: vale no es de traducción ni de cultura china, pero es tan “lovely” que no podía faltar.

LaoWai (老外): aunque lo descubrí cuando su autora se volvía para España, tiene entradas fantásticas y sé que pronto nos dará más.

TraducThor: sé que ya está nominado por ahí pero no podía dejarlo pasar, disfruté muchísimo con sus entradas sobre publicidad sexista que estaban curradísimas y ahora lo leo siempre.

Cartas desde China: por lo que me he podido reír con la última entrada y porque me encantó la de “El bulo de la demanda exagerada de profesores de Español en Brasil y en China”, que fue así cómo descubrí el blog.

A word in your ear: porque aprendo muchísimo con Lourdes en cada entrada y me encantan sus vídeos acompañados de textos de los autores.

Irene traduce: es un blog de lo más cuqui. Aunque últimamente nos tiene abandonaícos (seguro que por una buena causa) me encanta la naturalidad con la que escribe. A ver si se anima a publicar pronto. :D

Translation, interpreting and other lingüistic matters: Olatz me parece una de esas personas que se está moviendo y trabajando muchísimo. Todas sus entradas son interesantes y muy documentadas.

El blog de Smith de la Fuente: me encanta el diseño del blog y las entradas son majísimas todas. Las citas de los lunes me gustan mucho. Tiene que estar en los “lovely” sí o sí.

Mots Mêlés: otro que parece estar en parón seguro que más que justificado pero que no puede faltar aquí. Me gusta mucho cómo escribe y la pasión que muestra por la traducción.

La prueba de lo ajeno: sé que ya la han nominado por ahí pero me encanta Nieves. Sus entradas directas, sarcásticas, informativas o emotivas. O todo junto. Es de los primeros blogs que me “engancharon” de verdad.

Rumbo aleatorio: lo he descubierto hace poco y ya me he leído la mitad del blog. Su última entrada me ha encantado no, lo siguiente. Simple y bonita. Es China vista desde dentro. Además tiene distintas entradas sobre viajes muy útiles.

Aquí van mis preguntas:

1. ¿Qué te llevó a abrir un blog?

2. ¿Ha tenido algún beneficio en tu carrera profesional?

3.. ¿Qué es lo más raro que te ha sucedido relacionado con los idiomas?

4. ¿Por qué traducción e interpretación/China?

5. ¿Qué le dirías a alguien que acaba de terminar la carrera/se quiere venir a vivir a China?

6. ¿Dónde te ves dentro de diez años?

7. ¿Con qué entrada has disfrutado más escribiendo?

8. ¿Cómo fue tu primer encargo/primera vez que visitaste China?

9. ¿Qué herramientas utilizas para leer los blogs que sigues? En caso de ser Google Reader, ¿has pensado ya a cuál te pasarás cuando cierre?

10. ¿Qué haces para desconectar?

11. ¿Cuál es la mayor satisfacción que te ha aportado el blog?

Aquí queda esto, hasta la próxima.

Cómo trabajar en China y no morir en el intento (parte II). El después.

Aquí llega la parte más esperada,  “el después”.

Tras mi último reencuentro en mucho tiempo con algunas gentes en Barcelona y un poco de sangría, llegó el día. Conocí a Irene en el aeropuerto y  por arte de magia en la escala de Rusia ya nos moríamos de risa imaginándonos la vida de nuestros compañeros de viaje y qué pasaría si le pedía matrimonio al mafioso ruso que llevaba sentado a mi lado. Esa sería la primera de muchas de las historias que nos montamos a diario. Cuando llegas a un país en el que te enteras de la misa la mitad una tiene que darle sentido a todo lo que ocurre a su alrededor de alguna forma. Yo creo que es simplemente instinto de supervivencia, ya sabéis, la naturaleza es sabia. Y eso hacemos nosotras montándonos nuestras películas. -¿Oye no acaba de decir que no le gusta nada el profesor este? – ¿En serio? Yo pensaba que seguían hablando del pescado tía… Hemos llegado a reconstruir conversaciones enteras con cuatro palabras clave y unos cuantos gestos. Lo que pasa es que luego cuando se trata de algo serio ya no recordamos si esa parte de la conversación era lo inventado o lo que entendimos de verdad. Pero eso ná, un poquito más de caos al caos, para hacerlo más emocionante y eso.

En fin que me lío, llegamos a China el 01 de Febrero de 2013:

Lo que nosotras pensábamos que íbamos a hacer en China: llegar, pasar el fin de semana en Pekín visitando a un par de amigos (qué bonito es viajar tan lejos y tener un trozito de tu país allá a dónde vayas). Luego el lunes ir a nuestra ciudad de destino en Shandong a pasar las dos semanas de Año Nuevo chino tranquilamente (ja, tranquilamente, ¡qué inocentes por Dios!) para luego empezar a trabajar directamente (vocablo inexistente en el diccionario chino) en el colegio. Esos días viviríamos ya en nuestro piso porque la agencia de Barcelona se había “asegurado” de que teníamos ya alojamiento aunque empezáramos a trabajar más tarde.

Lo que nos dijeron que íbamos a hacer en China (una vez aquí): cuando llegamos a Pekín la agencia de Shanghai (recordemos que vinimos a través de dos agencias coordinadas Barcelona-Shanghai) nos dijo que antes de ir a la ciudad definitiva, pasaríamos las fiestas dónde estaba la oficina de la empresa china y allí haríamos la formación antes de irnos para la escuela. Esto sería en Tanggu, Tianjin, a hora y media de Pekín.

Lo que realmente sucedió: llegamos a Tanggu y lo que era “alojamiento asegurado” resultó ser que la empresa China no tenía ni majadera idea de que veníamos hasta que les avisaron un par de días antes. Me da a mí que lo que pasó aquí fue un poco el concepto chino de “tengo una extraña enfermedad que me impide decir que no directamente y entonces prefiero mentir”, es una enfermedad muy común en este país, de verdad. Eso sí, no se os ocurra decirles que sabéis que os han mentido, que estaréis haciendo que “pierdan cara” y ofendiendo al afectado, su familia y medio país si te despistas. Vale, prometo dedicar una entrada a este tema. Yo me imagino algo así: la de Barcelona insistiría en que queríamos ir ya, la china de la agencia por no decir que no le insistiría a la empresa y entonces la empresa diría que sí, que no se preocuparan, que el piso vamos, listísimo ya.

Lo que pasó entonces fue que como la oficina está en un hotel/apart-hotel (algo muy típico en China), nos arreglaron una de las habitaciones para las dos dentro de lo que era la oficina. Que la verdad no estaba mal, de manera temporal. En la puerta de enfrente vivía nuestro jefe Kevin, el cual no había podido volver a casa por Año Nuevo porque venían las dos lǎo​wài​ 老外 (guiris). Todo un drama para la familia porque aquí todo el mundo vuelve a casa por Año Nuevo. En fin. Aquí os presento a la “gran familia” que nos esperaba en Tanggu.

La gran familia

Presento, de izquierda-derecha, arriba-abajo. Nos os asustéis porque tengan nombre inglés, es muy típico que los chinos escojan nombre ingleses para hacer negocios y tratar con occidentales.

Irene: la que se monta las películas conmigo y me ha metido en todo este embolado. Desde que hemos llegado a China han subido las ventas de M&M’s.

Jackie: el traductor e intérprete de la compañía. El único que tiene buen inglés y una mínima noción de cultura occidental, todo un plus en este país. El día que nos recogió en la estación nos llevó a comer al Kentucky, creo que para intentar reconfortarnos de alguna forma. Me llevo el detalle en el corazón Jackie. :D

Profesora Zhang: la que lleva las cuentas de la empresa, limpia y es una cocinera excepcional. Habla un dialecto que no se le entiende ni papa pero nos cae bien porque no para de reírse. Un amor de mujer.

Profesora Wang: más conocida como “la loca”, majara perdida esta mujer. Allá en el fondo no tiene mal corazón. Eso sí, tiene un problema de hiperactividad grave y en cuanto entraba por la puerta de la oficina nos podía el día patas arriba.

Sara: al teclado.

Kevin: un cantamañanas, un liante de primera. Al principio pensábamos que era el jefe. Luego resulta que es el que se encarga de llevar el tema de los profesores y el jefazo es otro. El segundo día éramos sus “hermanas” del alma. Escápalle a forza pola boca.

Profesor Cui, “el pájaro”: el verdadero jefazo. Se ve que fue profesor o rector de universidad y la hermana es miembro del partido en Tianjin. Un hombre bastante callado pero de armas tomar, ya veréis por qué lo digo. Típico chino profundo que suelta citas de Mao Zedong y Confucio en las comidas y se callan hasta las moscas cuando habla.

Mister Du: un personaje en toda regla. Cuando nos recogió en la estación pensamos que era el taxista. Luego Jackie nos dice que es el vicepresidente de la empresa. Tras semanas de convivencia decidimos que su función es la de cocinero, echador de siestas profesional en el sofá, mano derecha de Kevin y efectivamente, taxista. En una conversación entendimos que había estado en la mafia pero don’t worry, before, not now. Just call him if you have any problem.

Lo primero que pensé después de un par de días con ellos: Ay mamita, dónde me he metido. ¿Querías caldo? Sete tazas. En fin el primer mes fue un poco lo que os contaba aquí.

Por suerte para nosotras y para nuestra salud mental pronto pasó el fin de año y llegó el momento de “empezar a trabajar”. Dos semanas antes de nuestra mudanza a Shandong los que trabajaban en la oficina de Shandong vinieron a Tanggu de visita, un par de reuniones durante el día y una cena de empresa cómo no. Eran tres chicas y dos chicos, todos jovencitos. Todos hablaban inglés. Se ocupaban de acomodar a los profesores en los pisos, los colegios… Dos  de las chicas eran TA (teacher assistant), las cuales tienen la siguiente función:

-Preocuparse de que el profesor esté contento con el piso y cualquier problema que pueda surgir, véase: internet, lavabo…. Envía informes diarios de las clases: alumnos que han asistido, tema tratado en la clase, evolución…

-Acompaña al profesor/a a las clases. Actúa de intermediario con la directora (el tema de las guarderías en China por lo que he visto es un negocio monopolizado por mujeres, digno de estudio) para horarios y estas cosas y además en las clases se preocupa de traducir cuando los niños no entienden. Así el profesor extranjero sigue siendo una figura completamente inglesa y nos aseguramos de que también los niños entiendan la clase.

Total, cena de empresa y karaoke. Baijiu, arroz y rock&roll. Cogorza monumental del jefe y uno de los chicos de Shandong que decidimos bautizar como Justin. Es el que mejor se llevaba con el jefe Kevin y pasaron toda la noche en fase de exaltación de la amistad. Se sucedieron numerosos brindis durante la cena que nos recordaban que más que una empresa ya éramos una familia feliz y que trabajaríamos muy nǔ​lì 努力 (duramente), que no es lo mismo que trabajar como un nú​lì 奴隶 (esclavo). En fin, atención a este grupito de Shandong porque dará que hablar más adelante en esta entrada. En el karaoke la cosa ya degeneró y acabaron cantando canciones de estas motivadoras para empresas con coreografía incluida.  That’s China.

Pocos días después llega Andy, una argentina andorrana que venía en busca de aventuras. Por aquella época llevábamos unas tres semanas en China y de trabajar…poquito. Nuestra rutina se basaba en el desayuno bufet de vez en cuando, el gimnasio del hotel, asistir a comidas/cenas de empresa…y poco más. El fin de semana siguiente firmamos el contrato. El cual teníamos apalabrado que la fecha sería desde el 20 de febrero puesto que aunque empezáramos a trabajar después por circunstancias de la vida y de la empresa, habíamos ido a China para empezar  por esas fechas. (Esto lo peleó nuestra agencia de Shanghai con ellos). Ahora empezamos con lo que sería el inicio de nuestra vida laboral aquí:

Lo que la empresa China nos dijo que pasaría: Iríamos las tres a hacer la formación a Shandong, que es dónde la empresa tiene sus profesores y sus escuelas, pero ese no sería nuestro destino final (vaya, otro cambio de destino, no sé por qué ni me parece raro). Andy volvería para quedarse en una guardería cerca de Tianjin y nosotras volveríamos para irnos al Polo Norte, también conocido como Shenyang.

Lo que realmente pasó:

Allá que nos fuimos para Shandong. Yo ya de los nervios porque mi visado caducaba esa misma semana, y aunque me lo iban a renovar en Tianjin resulta que pedían no se qué papeles que no tenían. Vamos que en Shandong tenían un guān​xi 关系 (enchufe) en la oficina de policía y mejor me lo hacía allí.

Tras un viajecito guapo guapo aparecemos en Shandong. Allí nos recibe nuestro taxista del alma alias Mister Du y la cara que se le quedó al ver nuestros maletones fue de infarto. Además este hombre no habla nadita de inglés pero de expresivo tiene un rato.

Llegamos, comemos y luego me llevan a pedir la renovación de visado, la cual tardará una semana. Después de eso nos llevan a las tres a un dúplex en el que viviremos con dos de las chicas de la empresa. Esto un jueves.

El viernes fuimos a la guardería que estaba a las afueras de la ciudad y vimos como un profesor filipino (aquí hay un montón de filipinos como profesores de inglés) preparaba a los niños para darles una clase de muestra delante de los padres por la tarde, así los padres quedan convencidos y sueltan el dinerito. Con preparar a los niños me refiero a darles la misma clase unas tres veces antes de la “demo class”, para que así respondan muy bien delante de los padres.

Pasó el fin de semana y llegó el lunes. Oye que no se qué problema hay con los profesores, hoy no vamos a la guarde. Llegó el martes. No hoy tampoco vamos, no os preocupéis. Recuerdo que martes por la tarde fuimos a correr y encontré este parque precioso en el que paramos antes de volver a casa.

Running

Atardecer

Recuerdo que volvía pensando lo pronto que me había enamorado de esa ciudad. Si la vida es una montaña rusa, estaba arriba. Tocaba bajar. Pues eso, en el camino a casa nos encontramos con las TA y nos dijeron que la mañana siguiente a las 7 de la mañana nos volvíamos a Tanggu, que había “no se qué problema que ellas no sabían”.

Aquí empezó la operación “NO NOS MOVERÁN” que consistía en: 1. No sin mi pasaporte y 2. Por mi madre que nos vamos a comer la compra de una semana en dos días y aquí no se tira nada. Como las TA no tenían ni idea de lo del pasaporte nos dijeron que le preguntáramos a Allen que es el de la oficina de Shandong. Le mandamos un mensaje a Allen y su contestación fue algo así como:  I’m sooo sooorry, me las he pirado de la empresa. Good luck on it. Ahí ya fue cuando llamamos al traductor que no se había enterado del percal, porque Kevin, para variar, no había contado nada del “problema” en la empresa. Entonces llamamos a Jackie. La conversación fue algo así:

Yo: Oye me han dicho que mañana (miércoles) me vuelva a Tanggu pero no me pienso ir sin mi pasaporte, que me lo dan el jueves.

Jackie: ¿Cómo que te vienes mañana? Bueno si quieres quédate a esperar por el pasaporte. ¿Con quién te lo fuiste a hacer?

Yo: Con Allen.

Jackie: Bueno pues dile a Allen que el jueves vas con él a recoger el pasaporte.

Yo: Jackie, illo, que el Allen ha dejao la empresa, que no te enteras.

Jackie: ¿Cómorrrrr? Espera que llamo a Kevin.

En fin, que al final nos quedamos, recogimos mi pasaporte y volvimos a Tanggu el viernes. En aquellos momentos ya sabíamos que algo gordo había pasado y que la oficina de Shandong se venía abajo. Volvimos a Tanggu en un viaje un tanto accidentado. Un bus que en teoría era directo (ya os he dicho que de verdad, la palabrita no la tienen en el diccionario) pasó a ser un trayecto en el que hicimos tres “enlaces”, uno de ellos tiradas en medio de la autopista. Me pasé medio viaje y no exagero oliendo una toallita porque de verdad el olor era insoportable y no es que yo sea una fisna. Por no hablar de otras asquerosidades. Después de ocho horas llegamos a destino con ganas de matar a alguien.

Cuando llegamos a la oficina Kevin nos ofreció su explicación con su inglés macarrónico. Que si se han ido los profesores, que si yo no sé por qué lo han hecho, que si querían más dinero me lo podían haber dicho, que se los ha llevado el Justin (el que no paraba de abrazarse al jefe y llamarlo hermano en la cena de empresa), que no los encuentro de verdad no les voy a hacer nada, que solo quiero saber por qué lo han hecho de verdad que no lo entiendo… En fin, realmente ahora mismo podría hacer una lista interminable de razones de peso por las que los filipinos podrían haberse ido.

A tener en cuenta: este fue un palo bastante grande para la empresa porque una de las guarderías ya había pagado un pastón por las clases de medio año y ahora no había profesor que se presentara. Nosotras le dijimos que si era tanto problema por qué no íbamos una de nosotras para esa guardería que había pagado. Su respuesta fue algo así como que ese mercado ya no era suyo y que no quería dejarnos allí con “aquella gente”. Yo no sé qué líos se traen aquí pero lo de mafia empieza a quedarse corto.

En fin, que por el momento nos quedamos en Tanggu y nos pasamos un par de semanas yendo a una guardería de allí al lado para dar alguna que otra clase y hacer que hacíamos algo. En todas esas Andy no estaba muy convencida con la compañía, cosa que tampoco me extraña. No me pondré a explicar la historia porque es muy larga. En resumidas cuentas no estaba muy contenta con la forma de hacer las cosas de la empresa, no hablaba nada de chino,  lo cual yo creo que empeora bastante cualquier situación normal aquí e impide crear cualquier tipo de vínculo bueno o malo con la gente de la empresa (con la que en aquel momento convivíamos a diario), también problemas con las fechas del contrato, etc.

Total, que se quería ir, la entendía y entiendo. Entonces su agencia le dijo que sin problema, le buscaba otra escuela y todos contentos. El caso fue que un día que fue a la entrevista con la otra escuela, aunque no hacíamos nada esos días, sí era día laborable y tenía que haber avisado y preguntado a la empresa, y solo se lo había comentado de pasada al traductor y el resto no se habían enterado. Su agencia decidió decirles que iba a dejar la empresa mientras ella estaba en Pekín y se armó la marimorena.

Yo considero que fue fallo de la inocencia de la chica de la agencia lo que vino a continuación. Hay que tener en cuenta que nuestro contrato tiene una multa de 5000 yuanes (unos 600 euros) si decides irte o rompes el contrato y a ver, partiendo de que son chinos, no iban a dejar que se fuera tan fácilmente y el hecho de ir a Pekín sin aviso previo rompía una de las normas del contrato.

Pues eso mismo fue lo que pasó. El profesor Cui, tan tranquilamente mientras estábamos poniendo los platos en la mesa, cogió y cerró con llave la puerta de Andy con todas sus cosas dentro. Yo, que soy muy inocente todavía a estas alturas, me pensé que era para asegurarse que hablaba con ella antes de que se fuera.

La situación era la siguiente: aunque antes de que llegara de Pekín nos dijeron que le dijéramos que se pensara bien si quería quedarse o irse,  cuando llegó no tuvo opción. El Cui la recibió con una intérprete que había contratado para la ocasión (el traductor no estaba) y sin ánimo de crítica, la intérprete dejaba mucho que desear. Creo que más bien era una china con cierto nivel de inglés. En fin.

El caso fue que las condiciones del pájaro (Profesor Cui) eran las siguientes: te vas o te vas y me pagas o me pagas. Y no solo me pagas la multa, me pagas esa cláusula del contrato que pone “5000 yuanes de multa y todas las penalizaciones económicas que la empresa considere necesarias”.  Nunca pensé que una frase tan general podría convertirse en algo tan específico: [sextuplica aquí la multa inicial]. Desayunos, comidas, estancia en el hotel, “formación”, desplazamientos. Poco más y le cobran el aire. Y esa noche no ponía pie en el piso de la oficina y dormía en otra habitación del hotel, a cargo de ella, claro está. Creo que nunca olvidaré el “GO. NOW.” de ese hombre que en teoría no sabía nada de inglés.

La multa la asumió su agencia considerando que el método había sido error suyo y pudo recuperar sus cosas al día siguiente. El traductor  (que además era amigo del pájaro), dejó la empresa al día siguiente cuando se enteró. Nos contó que la empresa no estaba en su derecho de haber hecho eso y que podíamos haber acudido a la policía perfectamente porque en primer lugar todavía no tenemos visado de trabajo (¡pero lo tendremos eh!) y seríamos “inmigrantes ilegales” con lo cual el contrato pierde todo su valor.  En fin, el caso es que por fin era libre. Fueron unos días bastante horribles y se dieron situaciones y momentos bastante fuertes.

Bueno, después de esta experiencia y teniendo claro de que si nos queremos ir mejor hacerlo sin dar señales, nos vinimos a Jixian, al norte de Tianjin.

El cuadragésimo tercero plan de la empresa era: Sara, Irene y sus dos TA (Cindy y Sunny, respectivamente) se van a Jixian a dar las demos  y cuando los padres estén convencidos Irene se sube a Shenyang con su TA a dar más demos mientras Sara se queda en Jixian dando clase. En junio son felices y comen perdices juntas en un piso en Tanggu y los filipinos las sustituyen en los coles en los que han estado. Sara en la guardería a la que habíamos estado yendo aquellos días (aquí) e Irene dando demos y clases todavía-no sabemos-dónde. Visto así puede parecer que nos utilizan de cebo y personalmente creo que sí, lo hacen.

Lo que realmente ha pasado: por una vez el plan se está cumpliendo, al menos de momento. Eso sí, siempre con pequeñas variaciones por el camino:

  1. De hotel en hotel y tiro porque me toca: cuando llegamos a Jixian vivimos dos semanas en un hotel (¡otro!). Para variar al principio solo serían tres días hasta que diéramos las demo. Después Irene se fue a Shenyang, pero yo seguía en el hotel. Nos encontraron un piso pero al final por unas o por otras salió mal y no lo alquilaron. Su conclusión fue que mi TA y yo buscáramos pisos pateando medio Jixian. Mientras lo hacía recordaba perfectamente mis palabras de la última entrada cuando decía que las ofertas incluían alojamiento y “ahorrarse la búsqueda de piso en este país me parece un lujazo”. Las vueltas que dan las cosas oye. En definidas cuentas, hasta que amenacé con que si no me daban un piso en tres días me plantaba y no daba clase, no se presentaron aquí los impresentables  (el taxista y el pájaro) y me buscaron piso. Encontraron uno bueno pero que estaba muy lejos de la guardería y como querían dejar el asunto resuelto en ese mismo día no quedaba opción y querían firmar y venga. Todo bien hasta que minutos antes de firmar nos levantamos y nos vamos con media agencia persiguiéndonos y agarrando al pájaro por la manga y tirando de él. Una vez en el coche me enteré que el propietario del piso no quería limpiarlo antes de que entráramos a vivir y que el profesor había decidido que era razón suficiente como para pasar de su cara. No sé si es una ofensa o qué, pero nos fuimos. Lo cual nos llevó a enseñarles el único piso que había visto de los mil que habíamos buscado y me había gustado, pero que era muy caro comparado con lo que hay por aquí. Lo cual viene a ser 250 euros por un piso de tres habitaciones.  Para ser sinceros, el piso es UNA PASADA. Cama de dos metros, televisión de plana de unha chea de pulgadas, salón enorme con ventanal… La verdad me sabía mal que el hombre fuera a pagar por un piso tan bueno pero después lo pensé y qué coño, llevo tres meses en un hotel. Finalmente aquí estoy escribiendo y tan feliz oye. El remordimiento tardó en írseme lo que tardé en deshacer mis maletas por completo por primera vez en tres meses.
  2. Han caído algunos por el camino: mi TA (Cindy) ha abandonado el barco. Y no ha sido culpa mía, lo prometo. Era algo que la verdad se veía venir desde hace tiempo.  A ver, pongámonos en contexto. Se trata de una chica china de 27 años pero que creo que realmente yo diría 21 años de una chica española. Por la edad no me refiero a que sea infantil porque yo tampoco soy una abuela sino que no sé, creo que nunca ha vivido situaciones en las que tenga que valerse por sí misma, sino que ha estado siempre al amparo de sus padres o su novio. A ver si consigo explicarme. A esta chica la empresa le dijo que se vendría a Tianjin solo para una semana y se volvería a trabajar a Shenyang, pero las cosas para variar se alargaron y llevaba aquí ya casi un mes.  A eso le sumas que se sentía como si hubiera viajado a la otra punta del mundo y se veía sola y sin familia, que la empresa le paga fatal (incluso comparado con los sueldos de aquí), que le mienten todo el rato diciéndole que volverá pronto, que tiene más responsabilidades de las que ella pensaba: creía que sería simplemente teacher assistant pero le ha tocado la búsqueda de piso, que si preocúpate de dónde se paga la luz, el agua, habla con el propietario (todo esto conmigo de ganchete ofreciendo apoyo moral), que está lejos de su novio… No sé, realmente para ella era todo un drama y desde su punto de vista la entiendo, además la empresa la trataba fatal y directamente le dijeron “si te vas me la pela, me la pela, me da igual si llueve o nieva….”. Lo siento pero tenía que hacer referencia a esa canción que no paramos de usar para situaciones varias. La verdad que no se merecía para nada el trato que le dieron. En cuanto a mí, hay menos extranjeros que chinos en este país y les sigue compensando tratarme bien para que no coja un día y me vaya. A las fuentes de ingresos hay que tratarlas bien oye. Recordemos que la empresa ahora mismo solo nos tiene a Irene y a mí hasta que vayan a Filipinas este mes, lo cual nos da cierto margen. Volviendo a Cindy, me dio mucha pena que se fuera porque habíamos congeniado muy bien y me lo pasaba genial con ella. Me ha encantado haber conocido tanto de su día a día, sus costumbres y su relación con su novio que tampoco es igual a las relaciones “occidentales”; además de contarle tantas cosas de España y cómo es la vida fuera de China. Creo que hemos aprendido bastante una de la otra.

Y eso es todo hasta el día de hoy. Sé que se me ha ido de las manos la entrada y se ha hecho demasiado larga. Quizás después de haberlo leído algunos se preguntarán cómo después de todo esto (algo censurado, por seguir las costumbres del país) todavía sigo en este empresa o directamente en China. La verdad, me han dado momentos muy malos, sobretodo al principio, pero creo que he vivido mucho más de esta forma que si llegara y me pusiera a dar felizmente clase en una guardería y ya está. También no quiero que nadie piense que esta es la norma en China. Es más no conozco a nadie que lo hayan mareado tanto como a mí y lo normal es eso, llegar y ponerse a trabajar en la guarde/cole que corresponda.

Sin embargo haber pasado todo esto es algo que valoro muchísimo, ver cómo son desde dentro, para lo bueno y para lo malo. ¿No es acaso eso lo que venía buscando? He visto cómo se hacen las negociaciones entre empresa y guardería, cómo funciona todo y las normas de cortesía  habituales entre ellos, asistido a comidas de negocios con invitadas que llevaban un collar que costaba más que mi pueblo entero y pasado el año nuevo con una familia china, también sé cómo sé cómo buscar un piso en China y todos los asuntos de los que me tengo que preocupar si algún día me toca volver a sacarme las castañas del fuego, he cometido errores que no volveré a cometer una segunda vez y eso es jugar con ventaja, he hecho turismo gratis (¡seamos positivos!) y en fin sé cómo se las gasta esta gente (la empresa).  Sinceramente creo que todo lo que he vivido me servirá de mucho en mi futuro en este país. Como me ha dicho cierta persona, es mi currículum.

Bueno esto, y todo lo que venga, que la aventura continúa :P

Cómo trabajar en China y no morir en el intento (parte I). El antes.

Aquí está. La entrada de cómo he llegado hasta aquí. Antes de comenzar a escribir esta entrada mi duda era si orientarla más bien hacia las oportunidades de trabajo en China como profesor/a de inglés o relatar mi propia experiencia. Finalmente me he decidido por una barreja. Creo que mi caso también puede servir de ayuda para que otros aprendan de mis errores.

El tema se dividirá en tres entradas:

Cómo trabajar en China y no morir en el intento (parte I). El antes.

Cómo trabajar en China y no morir en el intento (parte II). El después.

Cómo trabajar en China y no morir en el intento (parte III). Cómo leer un contrato chino.

Debo confesar que mi intención era escribir esta entrada cuando estuviera asentada definitivamente en algún lugar pero como parece que mi empresa tiene intención de hacerme recorrer el país de punta a punta, mejor cuanto antes.

Se aconseja  acompañar la entrada con un cafelito, té o gintónico en su defecto. Una vez listo, recuéstese en su silla o sofá y traslade su mente a julio del 2012.

Por esa época andaba yo recién licenciada pasando el verano en mi casa y superando como podía mi depresión post-Granada (suspiro). Era el primer verano de mi vida que estaba en casa y no trabajaba 30 horas diarias. Ese año entre el loureiro de mi madre y ponedora de copas en Pijenjo tenía lo suficiente para ser feliz cada día: sol, playa y la mejor compañía. También creía que tenía el plan perfecto para mi brillante futuro: me pasaría unos meses en casa disfrutando del único y simple placer de estar en casa y acabadas las Navidades me iría a la China feliz como una perdiz a aprender todo lo que no había aprendido durante la carrera (que no es poco). Muy fácil, así tendría tiempo para buscar oportunidades de trabajo en el gigante asiático después de verano y pasar más de dos meses con los míos, que ya era hora leñe.

Entonces, uno de esos días que el feisbuc está más aburrío que un cangrejo en un cubo se me dio por echarle un vistazo al grupo de TC1, una asignatura de chino de la facultad. Una tal Irene que de algo me sonaba pone un correo de una agencia de Barcelona que busca profesores de inglés en China. Habemus oferta. Enviemus currículum por si las moscas.

Estamos ya a 10 de agosto, hace calor y las ojeras me llegan hasta los pies. Es fin de semana y es la quincena fatídica. Le das una patada a una piedra y salen veinte portugueses y cuarenta madrileños. A partir del miércoles soy un alma en pena. Me acuesto de día, duermo hasta mediodía, como, me voy a duermo en la playa, loureiro y luego copas hasta el amanecer y vuelta a empezar. Ese día acababa de comer cuando llamó la agencia de Barcelona. Quieren la profesora y la quieren YA. Luego descubriría que ese YA serían meses, seis para ser exactos. Cosas de la vida.

Lo que vino después lo resumiré en unas cuantas líneas: agosto fue trajín continuo de envíame los papeles, ahora te decimos, dicen que mañana a las nueve tienes la entrevista, hazte un chequeo médico, nada más empezar septiembre te vas, hay otro chico vasco que también va con vosotras, sí sí los tres para la misma escuela, dicen que esperemos un poco, no os preocupéis en China todo funciona a este ritmo, tienes que ingresar el depósito del programa, solo falta el papel para el visado pero el que lo firma está de vacaciones, es que los chinos son muy desorganizados ¿sabes?, el que tiene que firmar para que te den el visado ya ha vuelto pero ahora no sabemos qué pasa, ya sabes cómo son los chinos y…zasca. La empresa china ha dejado de dar señales de vida y no sabemos por qué. Todo esto en medio de un me voy, no me voy exasperante y agotador. Un tira y afloja continuo, una montaña rusa. Ahora estoy segura de que era una introducción de lo que me esperaba aquí.

Total, que nada pasa, cambiamos de escuela, mismo proceso, entrevista, OK, papeleo. Estamos ya por octubre y yo con una fiesta de despedida a las espaldas, que mis amigos son muy previsores y no vaya a ser que me vaya yo de un día pal otro y no tenga fiesta de despedida, que menuda verjüensa hombre. A estas alturas el nivel de confianza en la agencia estaba en -10 y en China -100. En esta nueva empresa/escuela todo  parece ir bien hasta que resulta que de momento solo necesitan un profesor, los otros dos mejor para enero. Somos tres y solo cabe uno. Gana el que lleva más tiempo esperando: el niño vasco. Maletas y para China. Cuando llega aquí la agencia china que colabora coordinada con la española lo recibe y lo lleva a…la primera empresa, aquella que había dejado de dar señales de vida en octubre. Sí señores, aquella tan impresentable que nos dejó mas colgaos que un cuadro en la pared. A ver, que todo tiene explicación en esta vida: resulta que han ido a visitar las escuelas de ambas empresas y la primera les ha parecido más de fiar. A estas alturas de la película no me quiero imaginar cómo podía haber sido la segunda.

Mientras tanto en cuanto a mí, recuerdo que se me cayó China encima. Era todo tan inmediato y de repente faltaban meses. Estuve a punto de irme tantas veces en dos meses que no sabía dónde tenía la cabeza ya. Me preguntaron tantas veces cuándo me iba que quise irme solo para no escucharlo una vez más.  En el fondo luego piensas, a ver piltrafilla, ¿este no era el magnífico plan que tú tenías? ¿Disfrutar de la tranquilidad de tu casa por un tiempo? Una cosa es decirlo y otra es hacerlo. La tranquilidad aburre, más aún cuando no tienes nada que hacer. Pero como dice mi madre: sempre hai algo que facer. Y así sobreviví al invierno, tan difícil no era.

Continuamos con la historia: el niño llegó a la empresa y al final lo dejó por temas personales antes de firmar el contrato. Básicamente que para ser profesor de guardería a uno además de gustarle los niños tiene que ser una mezcla entre profesor y payaso y la verdad que tampoco todo el mundo está por la labor. Pero eso es ya otra historia.

Hasta aquí hemos llegado. En la próxima entrada contaré cómo llegamos a China y lo que aquí nos esperaba. Por último me gustaría dar un par de consejos para quienes esté pensando en venirse a China:

1)      En China hay muchas oportunidades de trabajo para aquellos que hablan inglés como profesores en guarderías o colegios. No es necesario ser nativo. Le das una patada a una piedra (no me gusta a mí esta expresión nin nada) y salen veinte guarderías. Sin embargo, opino que si nunca has estado en China, mejor vengas con una agencia. Te ayudarán con cualquier problema que pueda surgir con el contrato, piso, etc. Y yo no es por nada pero son chinos y lo más probable es que surjan problemas (de comunicación y culturales como mínimo). Opino que la agencia es obligada si no sabes chino, a no ser que topes con una empresa en la que tengan a alguien con un buen nivel de inglés y aún así la agencia puede serte muy útil como “protección”, lucha por temas del contrato, etc. Si has estudiado chino en la carrera y consideras que tienes un buen nivel para defenderte siempre puedes venir a Pekín a probar suerte y buscar trabajo desde aquí, si desesperas siempre estás a tiempo de pasar por la opción de la agencia.

Las ofertas que suelen ofrecer para los profesores están bastante bien y acostumbran a incluir alojamiento (ahorrarse la búsqueda de piso en este país me parece un lujazo), gastos del billete de ida (total o parcial) y seguro médico. Mi seguro médico es del 50%, no sé si suelen ofrecer cobertura completa. Si os ofrecen visado de trabajo mejor que mejor. Lo que se hace normalmente es venir con un visado de negocios o turista y luego cambiarlo aquí porque es más fácil tramitarlo desde aquí. Yo he venido con uno de negocios y ahora en teoría me lo cambiarán a visado de trabajo.

2)      Mi agencia era una agencia española que se coordinaba con una china (en realidad la china es de unos españoles también pero tienen la oficina aquí y gente china trabajando con ellos). Recomiendo ahorrar intermediarios y dinero. Es decir, contactar directamente con una agencia que trabaje desde China. Yo con la china estoy muy contenta y cualquiera que me escriba le paso la información sin problema. El precio del programa no me parece alto para el servicio que ofrecen y se han preocupado muchísimo desde que hemos puesto el pie en el país: recogida en el aeropuerto, ayuda con la compra de billetes de tren a la ciudad de destino, móvil para comunicarte con la empresa, asegurarse de que estamos satisfechas con el trato, alojamiento… y la tranquilidad de que cualquier cosa que te pase puedas llamarlos, que eso vale mucho especialmente los primeros días/semanas. Desde mi experiencia el tener a alguien chino que pueda hablar pelear temas de contrato y otras cosas que puedan surgir con ellos me parece muy importante. La agencia es también quien se encarga de buscarte la empresa y si no estás contento puedes cambiar hasta tres veces. Hablo de empresa porque aquí no es el colegio quien contrata directamente (al menos por lo que he visto hasta ahora en las guarderías) sino que lo hacen a través de una empresa.

Y eso es todo por hoy. Me gustaría que si alguien está trabajando en China como profesor de inglés o sucedáneo comparta también su experiencia para tener otros puntos de vista sobre el tema.

Un día en una guardería china.

La semana pasada empezamos la formación en una guardería y me gustaría explicar un poco la rutina que siguen los niños aquí. En primer lugar, tener en cuenta que estamos hablando de una guardería de ciudad y también de por qué no decirlo, una guardería para gente pudiente. La primera guardería que visitamos hace dos semanas era para niños de familias más humildes y bastante diferente la verdad. Ámbalas duas privadas. La mayor diferencia era que la otra no tenía calefacción, con lo que los niños eran más activos en clase (qué remedio).

En esta entrada contaré la rutina del jueves que fue cuando estuvimos todo el día en la guardería: 07:30-17:30. No me gustaría que nadie pensara que así es como funcionan las guarderías en general en China puesto que como he dicho la cosa varía bastante de unas a otras. Siempre dependiendo del money money.

07:30-08:00 los niños llegan al colegio. Van pasando por dos profesoras con linternas que les examinan la garganta y les dan una ficha verde o roja. La roja es para los niños que tienen que tomar algún medicamento.

La profesora de inglés -y por extensión nosotras- se dedica a saludar a los tropecientos niños (unos trescientos) uno por uno e intentar sacarles al menos un good morning. A esso y a sonreír, sonreír mucho. También hicimos algo similar en la primera guardería recibiendo a los padres según llegaban y cuando venían a recoger a los niños. Todo para tenerlos contentos. Aquí la profesora tiene también tarjetas con dibujos y algunos niños se paran para decir los nombres de las profesiones, los miembros de la familia…Todos los días las mismas tarjetas que corresponden con el vocabulario que cada nivel estudia en clase.

08:00-09:15 empieza la clase, cada una de unos 20 niños de edades comprendidas entre dos y seis años y un mínimo de tres profesoras. Dos que son estrictamente profesoras y una que va y viene y se encarga más bien de traer las comidas, etc. Me asignan una clase de tres años (las lunas) y aquí comienza la aventura.

Cuando llego los niños están desayunando. A medida que van terminando se van levantando y recogen su plato, se lo dan a la profesora, se lavan las manos y vuelven a su sitio. Luego llega el momento de jugar. La clase se divide entre los que juegan en las mesas o en la zona de juego. La zona de juego consiste en dos colchonetas grandes donde se quitan los zapatos y tienen lo típico: cocinita, piezas de gomaespuma para hacer castillos, etc. Nota: no ponen ni un pie fuera de la colchoneta. Los que se quedan en las mesas juegan con puzles, piezas de lego y similares. Mientras  juegan las profesoras se dedican a hacer manualidades en una mesa aparte: imprimir y pintar los días de la semana, plastificarlos…

09:15-09:30 pausa para beber agua hervida. Encienden la música e inmediatamente con la canción los niños entienden que tienen que parar de jugar, recoger todo, lavarse las manos y coger sus tazas para hacer fila y llenar su vaso de agua hervida (开水: kāi​shuǐ ). En China es muy común beber agua hervida porque “es muy sano” (se ve que va mejor para la digestión y elimina toxinas) y supongo que es una forma de asegurarse de que está libre de bacterias. Tras acabar se van levantando, lavan la taza y la dejan cada uno en su sitio.

09:30-10:30 hora de “leer”. Los niños se sientan en las mesas cada uno con un libro mientras van viendo los dibujos. Mientras tanto las profesoras hacen manualidades y otras cosas en otra mesa. Yo básicamente hacía lo que los niños, jugaba con ellos, “leía”, les enseñaba palabras en inglés… Se sabían los colores bastante bien y algunos nombres de animales. Mantuve conversaciones bastante interesantes con ellos que se basaban en adivinar lo que querían decirme y reaccionar más o menos así según la ocasión:

1. Contestar porque los entendía

2. Pedirles que me lo repitieran porque no lo había entendido para que me lo repitieran igual de rápido. Pasar a la opción tres.

3. Opción trampa: decirles ¿zhēnde? ¿真的? Que es algo así como ¿de verdad?. Entonces es cuando ellos contestan emocionados que sí, que de verdad.

A veces había alguna profesora cerca y me traducían alguna que otra cosa, así fue como finalmente pude entender a una niña que llevaba media hora diciéndome que le gustaba mucho algo y yo no sabía si me hablaba de aviones o de barcos. Al final me hablaba de esto:

La cabra más famosa de China.

La cabra más famosa de China.

Se llama Xi Yang Yang (喜羊羊) y es algo así como Hello Kitty, está por todas partes.

En algún momento sobre esta hora hacen una pausa para beber leche. Idéntico proceso que con el agua hervida.

10:30-11:00 nos habían dicho que los niños saldrían a plantar un árbol con motivo de un festival chino que había sido un par de días atrás. A mí me parecía extraño que todos fueran a plantar un árbol en el jardín teniendo en cuenta que vale, el parque-jardín es grande, pero estamos hablando de muchos niños… Efectiviwonder, allá salieron los niños de clase, se pusieron su ropa de abrigo, cogieron sus palas y sus regaderas y salimos al patio. La tarea consistió en hacer filas para ir en parejas a un árbol, tocar un par de veces con la pala en la tierra, foto y siguienteeee. Me hace gracia porque resume muy bien cómo funcionan muchas cosas en China, todo se hace de cara al público, más importante que ser feliz parece ser aparentar ser feliz y las paredes de los edificios serían de cartón si les dejaran.

Los niños vuelven del patio, se quitan una capa de ropa con la ayuda de las profesoras, dejan la ropa en su correspondiente armarito y se preparan para comer.

11:00-12:00 hora de comer: verduras, arroz y caldo. Recogen todo ordenadamente y luego hacen filas para salir a dar una vuelta en el pasillo mientras cuatro niños de la clase quedan ayudando a las profesoras a colocar las camas. Cabe señalar que tanto en mi clase como en la de Irene teníamos una profesora que hacía el papel de gritona mala (malísima) y otra el de buena. No sé si es casualidad (o no).

12:00-14:30 hora de la siesta: los más pequeños duermen dos horas y media de siesta y los mayores (6 años) dos horas.

14:30-15:00 Ahora es cuando vuelves a clase y acabas por morirte definitivamente de amor: todos en pijama, despeinados y con una cara de sueñito… para comérselos. Toman una fruta y peinan a las niñas. Mientras tanto ya llega la profesora de inglés: una chica rusa de Siberia llamada Siya.

Clase de inglés: por lo que voy viendo la enseñanza de inglés en las guarderías está bastante estandarizada y se utiliza prácticamente el mismo sistema en las guarderías de todo el país. Los profesores suelen ser extranjeros: muchos filipinos, rusos, españoles, húngaros… He visto de todo menos nativos, incluyéndome a mí misma claro. Las clases suelen ser de 30 minutos para estas edades. Se empieza por una introducción dónde se usan distintos TPR, repaso de vocabulario, canción, juego, introducción de vocabulario nuevo y canción de despedida.

¿Qué significa TPR? TPR, las siglas correspondientes a Total Physical Response, es una metodología que fue pensada para enseñar lengua inglesa y que se aplica también para enseñar otras lenguas. Se basa en intentar que los niños respondan físicamente a órdenes verbales. Un ejemplo de uso de TPR:

Profesor/a: Follow me (con la mímica correspondiente).

Clase: Follow you (con la mímica de respuesta).

Profesora/a: Listen to me (con la mímica correspondiente).

Clase: Listen to you (con la mímica de respuesta).

Es un método bastante útil para niños tan pequeños porque los mantiene activos y atentos haciendo que se interesen por la clase. Puede usarse con frases, canciones…Aquí os dejo un vídeo que lo ilustra bastante mejor que mis explicaciones:

¿Qué falla en el TPR? La creatividad. No permite que el niño cree sus propias respuestas y se basa en la repetición y memorización.

En las clases a las que he asistido he notado que en el momento que el profesor se sale un poco de la línea de la repetición, los niños se pierden o directamente se quedan petrificados. Fuera de lo que es ya el método en sí, en general los tienen acostumbrados a preguntas y respuestas específicas que memorizan una clase tras otra y he visto casos de:

P-How old are you?

C-I’m fine thank you , you?

P-How are you today?

C-Today it’s sunny.

No sé si se trata de un problema relacionado con el sistema chino que está muy basado en la memorización y repetición o del método TPR en sí. Probablemente sea una mezcla de las dos cosas.

Otro ejemplo: en la clase del jueves, la profesora, tras repasar el vocabulario de la familia, sacaba a uno de los niños y le preguntaba: where’s your mummy?; entonces el niño corría a señalar a su madre en una de las muchas fotos que había por las paredes. Hacia el final, uno de los niños señaló a su madre en una foto. El siguiente niño corrió y señaló a la misma madre. Inocente de mí pensé, vaya, dos hermanos. Luego, el tercer niño se levantó y señaló a la misma. Teniendo en cuenta las políticas de control de natalidad en este país… es de todo menos probable. La profesora me sonrió y continuó con la clase. A ver, no creo que los niños hubieran entendido la explicación en inglés pero en cada clase de inglés hay profesoras chinas que están para que a veces cuando los niños no entienden algo darles un empujoncito y explicarles algunas cosas en chino si es estrictamente necesario, así el profesor no tiene por qué explicarlo en chino –si puede- y los niños lo continúan teniendo como una figura inglesa. He visto también otros casos en los que han pasado este tipo de cosas y la profesora china ha estado más atenta y les ha explicado la diferencia y en qué se equivocaban. Es que si no entienden las preguntas, ¿qué sentido tiene?.

15:00 -16:30 hora de jugar, los niños se dividen en mesas y zona de juegos otra vez y cada uno a lo suyo. Las profesoras siguen haciendo manualidades en una mesa separada. En medio de este tiempo se dan unos veinte minutos de “clase” en la que los niños ordenan figuras por tamaños.

A ver, en general, la guardería es todo aquello que un niño podría soñar. Todo suelo de madera, las paredes decoradas con canciones en inglés, fotos felices por todas partes, colores, muchísimo material… No he visto una guardería tan buena ni en España en cuanto a lo que instalaciones se refiere. Eso sí…las profesoras ignoran bastante a los alumnos durante todo el día. En España esto no sería posible en el sentido de que los niños son más revoltosos y es más difícil mantenerlos “ocupados” pero estos niños son tan independientes y disciplinados que si mientras están jugando elevan un poco más la voz de lo normal, basta con que la mala gritona pegue un grito desde el otro lado de la clase. No me extraña que las profesoras tengan tiempo para decorar todo el edificio, ese y veinte edificios más. Eso sí, los padres estarán encantados viendo todas las fotos que sacan estas mujeres durante todo el día.

Yo la verdad me lo pasé pipa jugando con los niños todo el día. Se acabaron dando situaciones como cuando un niño monta una pistola de juguete, te dispara, te haces la muerta, le hace gracia y acabas en medio de un auténtico tiroteo dónde toda la mesa finge que te está disparando con el correspondiente estruendo. Y mientras tú piensas: dios mío creo que no estoy dando una imagen muy educativa en mi primer día. Mi integración fue tal que en un momento del día una niña, harta de verme sin juguetes propios y teniendo que jugar con los del resto, se levantó, cogió una caja y me dijo: toma, estos son los tuyos para que juegues. Como una más oye.

16:30-17:00 hora de irse. Los sientan a todos en semicírculo como para la clase de inglés y venga a esperar a que sea hora de irse a casa. Lo de “los sientan” es una forma de hablar: más bien los niños se levantan, cogen cada uno su silla y la ponen en el sitio EXACTO que les corresponde. Y digo exacto porque hay unos puntos en el suelo que marcan dónde debe estar cada pata de la silla. Y cuídate tú de no ponerlo en su sitio porque la mala gritona te estará mirando lista para atacar. La verdad que al principio de la mañana me pareció asombroso lo independientes que eran los niños para todo, ir al baño, organizarse… lo vi como algo muy positivo. Sin embargo, a lo largo del día una va observando que no hay lugar para esparcirse, jugar fuera de los límites establecidos, para la creatividad. Considero la disciplina necesaria sobretodo porque a medida que avanzan en la educación las clases serán más numerosas y es imposible dar clase en ciertas condiciones pero es que estos niños no tiene  oportunidad de salirse ni un poquito de lo establecido.

Los puntos bajo las sillas.

Los puntos bajo las sillas.

Tampoco quiero dar la idea de que era un ejército. Los niños son niños y eso no se puede cambiar (menos mal). También salen al patio a jugar y andar en triciclos, se pelean, lloran, le arrancan una hoja al libro del compañero, que no yo no he sido que ha sido fulanito…todas esas cosas que hacen los niños.

17:00 Despedimos a todos los niños y padres en la puerta. Bye bye elevado a trescientos.

Por último, que aunque el primer día no vi que tuvieran ninguna clase de lengua, matemáticas, etc. Lo cual es normal porque tienen 3 años. Sin embargo me gustaría contar que en la primera guardería se hicieron clases de muestra para los padres (algo muy típico aquí, sobre todo para las clases de inglés) y vimos niños de cinco años hacer operaciones mentales de suma y resta de dos cifras a la velocidad de la luz (esto tiene su explicación en el ábaco) y otros ejercicios de relacionar y memorización que personalmente consideré bastante complicados para niños de esa edad.

Bueno, esta ha sido mi experiencia con los niños hasta el momento. A ver qué me depara esta semana. Aquí os dejo una foto de los diablillos.

Clase

La clase de las lunas.

Oh España, qué bonito es París.

Tras mi primer mes en China, me gustaría escribir una entrada anecdótica acerca de lo que saben los chinos sobre España. Podría considerarse algo similar a una recopilación/ranking de las respuestas que recibimos cuando decimos que venimos de ese país al sur de Europa,  西班牙 Xī​bān​yá (España).

1. Fútbol.

Cómo no, ocupa el primer puesto. Nuestro querido opio para el pueblo deporte nacional gana por goleada. Es lo primero que nos dice TODO el mundo. Me gustaría decir que me sorprende pero va a ser que no. No tienen claro si somos África o Europa, pero se saben la alineación del Barça. En general conocen los dos equipos que monopolizan nuestra liga pero tampoco van mucho más allá.

Para muestra, un botón: nos hemos llegado a encontrar con un trabajador del hotel que se presentaba a sí mismo como Cristiano Ronaldo, con chapita identificativa y todo. He de decir que aquí es común ponerse un nombre occidental, normalmente inglés, y por qué no Cristiano Ronaldo oye.

2. Toros

Otra perla del orgullo nacional. El tópico por excelencia. Son muchos los que también lo mencionan y si no te enteras cuando te lo dicen, rápidamente se prestan a hacerte las representaciones que sean necesarias para que los entiendas. Cuernos a la cabeza y venga.  Esto la verdad que me molesta un rato largo, nunca he sido capaz de ver la tortura animal como cultura y evidentemente no me enorgullece que se me relacione con ello. No sigo que me enciendo y no quiero. :P

3. Flamenco

Suele venir en el mismo lote que lo de los toros, de hecho, la conexión es tal que aunque en chino tengan una palabra para flamenco por adaptación fonética (弗拉明戈 fúlā​mínggē), es mucho más común que se refieran a este baile como 斗牛舞 dòu​niúwǔ  (literalmente “el baile del toreo/las corridas de toros”).

Como chicarrona del norte que soy, he de admitir que a una le molesta un poco esa idea generalizada entre los extranjeros de que España es el Sur. De todas formas, esto ya me gusta más, el flamenco es simplemente precioso, todo un arte digno d’admiráh.

4. Vino

Aunque por lo que he visto aquí beben más vino de Sudáfrica o Francia (el chino está tan bueno como el vinagre), sí se conoce a España por su buen vino. Aunque en el supermercado no tengan una gran variedad, de vez en cuando se ve alguna marca española, sobretodo tintos.

5. Pésima situación económica

No es que sea lo primero que nos digan cuando nos conocen (¿España? ¿Oye allí lo de encontrar curro, está la cosa fatal no?). Tampoco es eso. Sí ha salido en alguna conversación y son conscientes de la crisis económica que nos afecta a Europa en general.

He de decir que así como son conscientes de nuestra crisis, son muy conscientes de su situación como potencia mundial and they love it. Se suelen situar a sí mismos en primera o segunda posición. Una vez nos dijeron que claro, eran segundos porque la primera potencia era Rusia, ole tú.

Bueno, como podéis ver lo que más se conoce de España son básicamente nuestros típicos tópicos que también son bien conocidos en los países europeos.

En el fondo tampoco les podemos culpar: si a nosotros nos preguntan por China lo primero que se nos viene a la cabeza son cosas como el arroz, los palillos, la muralla…y claro que China es eso, pero es eso y mucho más.  Además solemos meter en el mismo saco y confundir a coreanos, japoneses y chinos, que tienen  de parecido lo que yo de rusa.

Por último, para ver un poco el otro lado, cuando mencionaba que me venía a vivir aquí, las primeras reacciones eran casi siempre las siguientes:

-Vas a comer un mundo de arroz.

-Uf, qué mal lo vas a pasar, los chinos son muy cerdos.

-A ver cómo llevas lo de la contaminación (soy asmática), que dicen que es horrible.

A lo que ahora contesto:

-Sí, a pesar de ser una amante de la pasta en general, el arroz y los fideos me rodean a diario.

-Efectivamente, los conceptos de higiene son distintos en algunos aspectos. Véase: escupir en la calle, que los niños hagan sus necesidades en la acera, eructar en la mesa sin ningún tipo de pudor, sorber ruidosamente los fideos…  Aunque soy consciente de que al fin y al cabo son diferencias culturales, uno no puede evitar estremecerse de vez en cuando.

-Lo de la contaminación lo llevo bien a nivel salud (en unos años hablamos). Me he prohibido a mí misma buscar los efectos que tiene en la salud, ya se sabe que la ignorancia… Luego a nivel no ver el sol me voy acostumbrando. Los días grises no molan nada pero es lo que hay. Londres también era gris, no tenía mar y salí viva de allí.

He de admitir que lo que no llevo tan bien es el clima seco mezclado con la contaminación o lo que sea que me afecta. Cuando llegué los primeros meses me tenía que dar baños en crema hidratante en un país en el que no encuentro una crema hidratante decente y la electricidad estática alcanzó niveles insospechados. Era algo así como una mezcla entre Krusty el payaso y Tormenta.

En fin, en cuanto a los tópicos, para eso estamos aquí, para hacerles ver que somos mucho más que fútbol, toros, vino y flamenco. Que somos diferentes de norte a sur y de este a oeste, y esto es algo que además tenemos en común con ellos. Aquí según la provincia a la que vayas tienen costumbres bastantes distintas (y en ocasiones lenguas, que ellos prefieren llamar dialectos). Todo eso con dificultades añadidas como que la cuenta del banco no es válida al cambiar de provincia y te cobran comisión aunque sea el mismo banco, o que es muy caro llamar a números de teléfono de otras provincias, casi igual que si llamaras a un número extranjero.  Esto nos lo explican de una forma muy divertida en esta entrada de En tierra de hielo y fuego, un blog de una pareja vasca (esto me lo he inventado, véase comentario para mayor información :P) española con el que me río muchísimo.

Por supuesto, fuera de este ranking, también hemos escuchado auténticas barbaridades como si nuestro país tiene mar o no u Oh España, qué bonito es París.